Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China ultima los preparativos para lanzar su primera nave tripulada

China lanzará a mediados de este mes su primera nave espacial tripulada, según informó ayer el diario de Hong Kong Wen Wei Po, cercano al Gobierno de Pekín. China verá así realizado un sueño que ha madurado largos años: unirse al selecto club de los conquistadores espaciales. Sólo la antigua Unión Soviética, a partir de 1961, y Estados Unidos, al año siguiente, han colocado hasta ahora astronautas en órbita terrestre.

El periódico de la ex colonia británica asegura que el vuelo espacial se producirá "justo después" de la reunión que mantendrá el Comité Central del Partido Comunista entre el 11 y el 14 de este mes. La información encaja con la publicada la semana pasada por el Diario del Pueblo, órgano oficial del partido, que afirmó que la misión será efectuada "sin duda" en octubre. Según la información, la fecha exacta sólo está pendiente de los últimos ensayos y de las condiciones atmosféricas.

Aunque la prensa china asegura que se ha elegido octubre porque suele hacer buen tiempo; también puede haber influido en la decisión el simbolismo que marca el décimo mes del año en la historia china. El país celebró ayer, 1 de octubre, el 54º aniversario de la fundación de la República Popular y comenzó uno de los tres periodos vacacionales de que disfrutan sus ciudadanos a lo largo del año. Cientos de miles de ciudadanos chinos se dieron cita en la plaza de Tiananmen, en un día ventoso y soleado, para honrar la fiesta nacional. Las banderas rojas ondean estos días en las calles de la capital y las guirnaldas de luces adornan árboles y edificios. Un lanzamiento espacial exitoso inscribiría un nuevo hito en un mes de gran significación para los dirigentes, e incrementaría el fervor patriótico que aflora en esta época.

'Taikonautas'

La nave espacial Shenzhou V será lanzada por un cohete Larga Marcha 2F desde Jiuquan, en la provincia noroccidental de Gansu, y aterrizará, como sus predecesoras, en las estepas de Mongolia Interior. No está claro si llevará a bordo uno o varios taikonautas, término con el que se ha denominado en China a los astronautas. En chino, espacio se dice taikong.

El diseño de Shenzhou, o Nave Divina, está basado en el de la rusa Soyuz. Pekín ha llevado a cabo cuatro vuelos espaciales sin tripulantes, el último de ellos a principios de año.

La nave está integrada por tres módulos: el orbital, con el equipo científico; un segundo destinado a la tripulación, capaz de alojar hasta tres personas; y un tercero de servicio con los paneles solares y los motores del cohete.

Un equipo de 14 taikonautas se encuentra ya en la base de despegue en Gansu. Son antiguos pilotos de combate, todos treintañeros, que llevan preparándose una década para un vuelo que convertirá en héroe al o los elegidos.

El programa espacial tripulado chino, que se inició en 1992, es motivo de orgullo nacional y está considerado como mascarón de proa del progreso científico y tecnológico del país. El proyecto de China consiste en colocar un vehículo en órbita lunar en 2005 o 2006, con el objetivo de pisar el satélite para el año 2020, medio siglo después de que lo hiciera el primer ser humano, el estadounidense Neil Armstrong.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2003