Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía sueca cree tener al asesino de Anna Lindh

Un tribunal de primera instancia de Estocolmo accedió ayer a la petición de la fiscal que dirige la investigación del asesinato de la ex ministra de Exteriores de Suecia Anna Lindh y prolongó hasta el 10 de octubre la detención del sospechoso. Antes de esa fecha los investigadores deberán reunir pruebas suficientes como para pasar del estado de "probables sospechas" a la acusación directa e iniciar el juicio correspondiente. Si esto no ocurriera, el sospechoso quedaría en libertad.

La policía guarda silencio sobre las pruebas que fundamentan sus sospechas, pero extraoficialmente se dice que tiene la certeza de que el hombre de 24 años detenido es el autor del crimen. Se sabe también que las pruebas están basadas en las huellas de ADN en algunos objetos, como el cuchillo o la gorra abandonada por el sospechoso en el lugar del crimen.

El detenido, nacido en Suecia pero de padres yugoslavos, niega haber cometido el crimen, pero sus antecedentes, tres condenas entre 1997 y 2001, por agresión con un cuchillo a su padre cuando tenía 17 años, tenencia de armas y amenazas a terceros, más una personalidad psicótica con propensión a la violencia, juegan en su contra. La policía sueca no ha revelado aún su identidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2003