Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado de Elche decidirá si el 'asesino de la catana' quebrantó la condena

Un juzgado de Elche será el que determine si la fuga de cuatro horas de José Rabadán, de 19 años, quien en 2000, cuando tenía sólo 16, mató a sus padres y a su hermana con una espada japonesa, se considera o no quebrantamiento de la condena, según explicó ayer la consejera de Trabajo, Consumo y Política Social del Gobierno murciano, Lourdes Méndez, quien argumentó que en la actualidad desde el Gobierno murciano están a la espera de una resolución por parte de la autoridad competente que determine en la situación jurídica en la que se encuentra el conocido como asesino de la catana, y que podría decretar otras medidas de internamiento o, incluso, trasladarlo. Además, anunció que el centro de menores Las Moreras, donde está internado, abrirá expediente disciplinario a José Rabadán, quien el jueves aprovechó una excursión con otros seis jóvenes y tres monitores a Elche para fugarse durante cuatro horas.

En este sentido, la titular de Política Social del Gobierno murciano, de la que depende el control de los centros de menores ubicados en esta comunidad autónoma, consideró que hasta el momento hay interpretaciones jurídicas diferentes, unas en las que se dice que el delito de quebrantamiento de condena se puede aplicar puesto que ya es mayor de edad, "y hay otras interpretaciones judiciales que dicen que no, puesto que cuando comete el delito por el que se le impone la pena era menor de edad".

Medida reeducativa

El Juzgado de Menores de Murcia, en aplicación de la Ley Penal del Menor de 2000, le condenó a la medida reeducativa de 12 años de internamiento en un centro terapéutico, aunque Méndez recordó que la propia sentencia estableció que el primer periodo de internamiento sería de seis años, y un segundo, de libertad vigilada, de dos. Méndez reiteró que "una vez que José Rabadán cumple la mitad de la condena", se solicitan salidas. "Desde la consejería pedimos a la autoridad judicial que esas medidas se le autoricen. Y eso lo que en este caso se ha producido". "Cuando esas salidas de carácter terapéutico se realizan no se deben de efectuar con la fuerza pública ni con cuerpos de seguridad de ningún tipo", apuntó la consejera.

Comentó también que en la sentencia lo que se establece es que actuó en un momento de enajenación mental y que el psiquiatra posee diversos informes dentro del expediente en los que se dice que se le debe tratar de una determinada manera, con actividades formativas.

Por otra parte, el médico forense José Antonio García Andrade, quien emitió informes sobre Rabadán durante su procesamiento, declaró ayer a Efe que la huida de José Rabadán fue un "fuga epiléptica, no planificada y sin intención real de escapar" y agregó que "si se le trata bien" el joven podría reinsertarse en la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2003