CIEN DÍAS DEL CONSELL | El gobierno

"Lo que hay es unidad por responsabilidad"

Partido y Consell que hasta las elecciones de mayo compartieron el mismo tren ahora viajan en convoyes distintos. Los dos circulan por vías paralelas y se dirigen hacia la misma estación: la victoria en las elecciones generales de marzo de 2004. A partir de ahí, la vista no alcanza a distinguir cuál es el trazado de los raíles. Con esa metáfora se podría condensar el diagnóstico que, en privado, realizan destacados miembros del Consell y del PP tras el distanciamiento producido entre Francisco Camps y Eduardo Zaplana desde que el primero tomó posesión de su cargo.

La decisión de reorientar algunas de las políticas diseñadas por Zaplana y modificar las prioridades políticas por parte del Consell de Francisco Camps desataron, prácticamente desde la constitución del nuevo gobierno y hasta finales de agosto una guerra abierta entre los seguidores de uno y otro líder. La renuncia al proyecto de fusionar Bancaixa y la CAM, las pegas puestas a la ampliación del IVAM, la pugna por el control de RTVV o la voluntad de Camps de reformar un Estatuto que Zaplana no pudo lograr estallaron finalmente en una reunión del grupo parlamentario. En esa reunión diputados afines a Zaplana -que sigue ostentando la presidencia del PP autonómico- llegaron a pedir la dimisión del consejero de Presidencia, Alejandro Font de Mora, por no defender con vehemencia la gestión del ahora ministro de Trabajo. Luego tuvo que visitar Valencia el ministro de Justicia, José María Michavila, para recordar que Camps había sido una apuesta personal de Aznar. Y más tarde, tuvieron que actuar instancias más altas del PP nacional para serenar los ánimos entre ambos dirigentes, a los que les recordaron que se juegan una victoria electoral que les conviene a ambos. Camps fue sincero el pasado 30 de julio: "Lo que hay es unidad por responsabilidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS