Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto jefe de Al Qaeda en España rechaza la "salvajada" de los atentados del 11-S

Garzón confirma el auto de procesamiento y ordena la detención de dos fugados

Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah, presunto jefe de la célula española de Al Qaeda, afirmó ayer ante el juez Baltasar Garzón que no acepta los atentados del 11-S contra las Torres Gemelas y el Pentágono, porque "fue una masacre y una salvajada", según informó su abogado, Jacobo Teijelo. Garzón, sin embargo, no creyó las afirmaciones del español de origen sirio, puesto que confirmó el auto en el que procesaba a 35 presuntos integrantes de Al Qaeda, incluido su líder Osama Bin Laden, e imputaba a ambos haber ordenado o participado en esos atentados.

El magistrado tomó declaración indagatoria -la que se presta para confirmar o desmentir los hechos contenidos en el auto de procesamiento- a 16 de los 35 procesados el pasado 17 de septiembre, ya que dos de ellos, Sid Ahmed Boudjella, Sidli, y Mourad Kaddar, que estaban acusados de colaboración con banda armada, no comparecieron y el juez ordenó su busca y captura internacional.

Garzón, a petición del fiscal Enrique Molina, decretó el ingreso en prisión de Abdelaziz Benyaich, que estaba en libertad en este proceso, pero que ya se encontraba en prisión debido a que Marruecos reclama su extradición por su presunta participación en los atentados de Casablanca. Benyaich dijo al juez que no quería ser entregado a las autoridades marroquíes.

El juez mantuvo la libertad provisional para Ghasoub Al Abrash Ghalyoun, Abu Musab, aunque elevó la fianza que tiene que depositar de 30.000 a 150.000 euros. Ghasoub es la persona que filmó las Torres Gemelas desde tantos ángulos y lugares, que permite sospechar que no se trataba del vídeo de un turista. Él alegó que lo había hecho para un amigo arquitecto español que había hecho su tesis doctoral sobre los citados edificios.

Sin embargo, el arquitecto ya declaró en su día ante Garzón que no ha hablado con Gashoub sobre nada de eso, ni ha hecho tesis alguna sobre las Torres Gemelas.

El vídeo encontrado en el domicilio de Gashoub contiene únicamente planos de las Torres y del aeropuerto John Fitzgerald Kennedy, de Nueva York.

"Masacre"

Abu Dahdah, según su letrado, aseguró ante el juez que él como musulmán defiende a los muyahidin peleen donde peleen, Chechenia, Bosnia o Palestina. "Pero si me pregunta por el 11-S", dijo Abu Dahdah, "le diré que no lo puedo aceptar porque fue una masacre y una salvajada. Soy muy religioso y mi religión no está a favor de esa salvajada, está rabiosa y radicalmente en contra de esos atentados".

El presunto jefe de la célula española de Al Qaeda, que está apreciablemente más delgado que cuando fue detenido, vestía con cierta elegancia una camisa azul claro, un chaleco acolchado azul marino y pantalón también azul.

Dijo que no conoce a Mohamed Atta, el jefe de los pilotos suicidas que se estrelló contra las Torres Gemelas, y negó que hubiera habido reuniones con fines terroristas. Explicó que lo que ocurre es que los musulmanes, en lugar de ir a una cafetería, se reunen en casa de alguno.

Añadió, igual que luego hizo el corresponsal de Al Yazira, Tayseer Alouny, que las grabaciones de las conversaciones telefónicas están manipuladas o su traducción es incorrecta. Alegaron que no es lo mismo que el traductor de árabe sea marroquí o sirio y dentro de estas nacionalidades también influye la región, porque es normal que le llamen jefe, porque es un saludo habitual de una región de Siria.

El fiscal, sin embargo, afirma que esa versión no se sostiene, ya que actúa como jefe y se preocupa de si sus subordinados se han reunido, etcétera.

Tayseer Alouny se mostró muy indignado ante Garzón y aseguró que viajó a Afganistán en su calidad de periodista y que como tal tenía derecho a entrevistar a quien quisiera y a no revelar sus fuentes de información.

Negó que hubiera transportado fondos o captado militantes para Al Qaeda. Solicitó con énfasis su libertad, porque seguir en prisión pone en riesgo su carrera, además tiene cuatro hijos, un trabajo estable y no se va a fugar. Los otros 14 procesados también negaron los hechos contenidos en el auto de procesamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de septiembre de 2003