NUEVAS INFRAESTRUCTURAS

La rehabilitación de los antiguos túneles del metro de Sevilla abren un periodo de casi tres años de obras

La primera línea contará con tres aparcamientos disuasorios y un intercambiador con Renfe

Los sevillanos podrán subirse al metro el 24 de junio de 2006. Según la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, ésta es la fecha prevista para que empiece a circular la primera línea, la que unirá Blas Infante, en el barrio de Los Remedios, con Cocheras, entre el Cerro del Águila y Padre Pío; esta línea incluye también dos prolongaciones hacia el área metropolitana para que llegue hasta Olivar de Quintos, en el barrio de Montequinto (Dos Hermanas), y hacia San Juan de Aznalfarache y Mairena del Aljarafe. Las obras para la primera línea se prolongarán durante casi tres años.

Más información

La línea 1 del metro de Sevilla medirá 19 kilómetros (de los que aproximadamente la mitad irán en subterráneo y el resto en superficie), tendrá 23 estaciones, (nueve en superficie, tres semienterradas y once subterráneas) y requerirá casi tres años de trabajo. La construcción del metro irá también acompañada de la de aparcamientos disuasorios para que los viajeros puedan dejar el coche en las estaciones del Mairena del Aljarafe (Ciudad Expo), San Juan de Aznalfarache (Barrios Alto y Bajo) y Olivar de Quintos. Habrá también un intercambiador con Renfe en el apeadero de San Bernardo.

Las obras comenzaron ayer por la mañana en la estación de Nervión, situada en la esquina de las avenidas Eduardo Dato y San Francisco Javier. Los primeros trabajos se dedicarán a rehabilitar los casi cuatro kilómetros de túnel construidos en la década de los setenta y que unen Nervión y Su Eminencia. Para adaptarlos a la normativa europea hace falta dotarlos de sistemas de evacuación, bocas de emergencia, pozos de ventilación y sellar con hormigón las filtraciones de agua. En esta primera fase trabajarán alrededor de 100 personas.

Las obras de adecuación de los antiguos túneles durarán hasta finales de marzo, pero desde enero se simultanearán con la construcción de los nuevos tramos de la línea 1, para lo que el número de trabajadores se incrementará hasta alcanzar el millar. Desde ayer y hasta junio de 2006, se excavarán 1.447 metros cúbicos de tierra, se usarán más de 425.000 de hormigón, 9.600 metros de viga, más de un millón de kilos para la estructura de acero y casi tres millones para los carriles.

El Ente Público de gestión de Ferrocarriles Andaluces adjudicó el pasado lunes a la empresa sevillana Vorsevi S.A. el concurso para la inspección de edificios próximos al trazado de la primera línea. La compañía prevé iniciar estos trabajos a principios de octubre y cuenta con un plazo de cuatro meses y un presupuesto de 289.000 euros para realizarlo.

La inspección afectará a todos los edificios, alrededor de 400, situados a 30 metros o menos del trazado de la línea a lo largo de los cuatro municipios por los que ésta discurre -Sevilla, Dos Hermanas, San Juan y Mairena-. Antes de que empiecen a hacerse los nuevos túneles, los técnicos deberán comprobar el estado de conservación de todos los inmuebles, ya sean viviendas, locales comerciales o garajes.

Los responsables políticos ya han avisado de que las obras causarán importantes molestias a los sevillanos, sobre todo en lo relativo al tráfico. No tanto en la primera fase, la que ayer comenzó, porque estos trabajos se realizan dentro de los túneles ya construidos y las máquinas y los camiones accederán desde la entrada que en su día se construyó en la estación Cocheras. A partir de enero, aumentarán las dificultades cuando comiencen a cavarse los nuevos túneles.

En Sevilla capital, al margen del tramo ya construido, queda todavía por cavar el tramo subterráneo que va desde Los Remedios hasta la estación de Nervión. Los extremos hacia el área metropolitana irán en superficie, excepto un tramo subterráneo en San Juan de Aznalfarache y otro semienterrado entre las estaciones de Mairena del Aljarafe y el Parque Cavaleri, que discurre bajo tierra pero a muy poco profundidad, lo que obligará cavar a cielo abierto.

Una vez que eche a andar, el metro viajará a 70 kilómetros por hora. Según las estimaciones del proyecto, el tiempo de un recorrido medio por el tramo urbano será de cinco minutos, y de 12 para los que se desplacen desde una de las prolongaciones metropolitanas hasta la capital. Habrá 26 trenes, uno cada cuatro minutos, y en cada uno cabrán 200 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50