Un acuerdo permitirá a 9.000 médicos del Imsalud trabajar en el sector privado

Esta decisión es fruto de un acuerdo de la Consejería de Sanidad con varios sindicatos

Unos 9.000 médicos del Imsalud que actualmente ejercen sus funciones en exclusiva para la sanidad pública podrán dedicarse a otros empleos o trabajar en consultas privadas, gracias a un acuerdo entre el Gobierno regional y los sindicatos de médicos y funcionarios. Otros 1.871 médicos compatibilizaban hasta ahora sus labores en los dos sectores, por lo que no percibían el complemento de entre 9.000 y 15.000 euros anuales que cobran los que sólo trabajan para el Imsalud. La medida costará a la Consejería de Sanidad unos 15 millones de euros al año.

El acuerdo pretende acabar "con las evidentes injusticias y discriminaciones" que causa el actual sistema de exclusividad y, según fuentes del Imsalud, "será beneficioso para todo el sistema sanitario público". En términos parecidos se manifestaron el sindicato médico CESM y los de funcionarios CSI-CSIF y CSIT-UP. Los sindicatos UGT y CC OO, presentes en la Mesa Sectorial donde se alcanzó el acuerdo, han pedido más tiempo para analizarlo. Los sindicatos firmantes, sin embargo, tienen por sí solos mayoría en las mesas de negociación con el Gobierno regional, por lo que el acuerdo podría entrar en vigor, tras su aprobación, en las próximas semanas.

La exclusividad que la sanidad pública exigía a sus médicos data de 1987, en que fue aprobada por el entonces ministro socialista de de Sanidad, Julián García Vargas. La medida pretendía acabar con la dedicación preferente al sector privado de médicos en cuya formación el Estado había invertido muchos millones.

El sistema establece que Sanidad paga un dinero a cambio de la exclusividad. Ese dinero recibe el nombre de complemento específico y siempre que éste supusiera más del 30% del salario total del facultativo le impedía trabajar en el sector privado. Anualmente, este complemento asciende a casi 9.000 euros para un médico adjunto y supera los 15.000 para un jefe de departamento. Si un médico decidía trabajar en el sector privado, debía tener seguro que iba a ganar más de este dinero porque hasta ahora el Imsalud le obligaba a renunciar a esta compensación.

Inconvenientes

Este sistema, sin embargo, tiene notables inconvenientes, según comparten el Imsalud y todos los sindicatos consultados. El más evidente es que los turnos de trabajo son iguales para todos los médicos, cobren exclusividad o no, con una jornada habitual de 8.00 a 15.00. Otras de las injusticias que los promotores del acuerdo destacan es la comparación con los 2.000 médicos que ya dependían del Gobierno regional antes de las transferencias sanitarias. Estos médicos, la mayoría del hospital Gregorio Marañón, ya tienen libertad para dedicarse al sector privado desde 1998, cuando se la concedió el Gobierno regional. "Ahora cobra lo mismo un médico del Gregorio Marañón y otro de cualquier otro hospital; pero el primero puede dedicarse por la tarde al sector privado y el segundo no", se quejan las mismas fuentes.

Fuentes del Imsalud añadieron que el actual sistema también tendía a favorecer el fraude por parte de algunos médicos, ya que algunos de ellos se dedicaban igualmente al sector privado aunque percibieran el complemento específico de exclusividad.

Los médicos que hasta ahora cobraban entre 9.000 y 15.000 euros al año a cambio de no trabajar en el sector privado seguirán cobrándolo, independientemente de que abran una consulta por las tarde o no. Además, la medida beneficiará a los 1.871 médicos que en los últimos años han renunciado al complemento específico a cambio de mantener su actividad privada. En total, la medida costará al Imsalud cerca de 15 millones de euros.

Para hacerlo, el Imsalud creará una nueva paga por productividad que asume en la práctica la mitad del dinero que hasta ahora los médicos cobran como complemento específico. Así, este último ve reducido su peso en el salario total por debajo del 30%, lo que permite al Imsalud superar el escollo legal que suponía el límite del 30% de complemento específico en la nómina.

El acuerdo fue alcanzado ayer en la Mesa Sectorial de Sanidad, en la que están presentes los sindicatos firmantes (CESM, CSI-CSIF y CSIT-UP). UGT y CC OO han pedido "tiempo" para decidir si apoyan el proyecto. El sindicato de auxiliares de enfermería SAE mostró sus objeciones a la medida por entender que debería hacer extensiva a otros colectivos profesionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50