Una exposición evoca los espectáculos que se celebraban en los teatros romanos

Córdoba reúne en una muestra 187 piezas, de varios museos europeos, de los siglos I y II

La exposición El teatro romano. La puesta en escena trata de evocar el funcionamiento, los espectáculos, los géneros, la temática y los actores del teatro de la etapa imperial romana. La muestra que desde ayer acoge la Sala Vimcorsa de Córdoba reúne 187 piezas arqueológicas de los siglos I y II. Las piezas han sido recibidas de importantes museos europeos: los arqueológicos de Berlín, Bonn, Munich, Split, Mérida, Córdoba y Tarragona, el Museo del Louvre, los Museos Vaticanos o los Museos Nacionales de Roma y Florencia.

La muestra trata de explicar el "hueco" de conocimiento que existe sobre el teatro romano. "Mientras que el teatro griego es más fácil de entender por los textos de Eurípides, Sófocles, Aristófanes y otros, ni siquiera se sabe si se representaron las tragedias de Séneca", explicó el profesor de Historia de Teatro Griego y Latino de la Universidad de Florencia, Olimpio Musso, uno de los comisarios de la exposición promovida por la Fundación La Caixa y el Ayuntamiento de Córdoba.

Máscaras, maquetas, instrumentos musicales, pinturas, mosaicos, retratos de autores y vasos con escenas teatrales proponen un recorrido por los diversos aspectos del teatro romano. Las máscaras, de mármol o terracota, simbolizan las que usaban, excepto en el género mimo, los plebeyos y libertos que representaban las obras.

Maquetas del teatro romano de Córdoba o el de Lugdunum (Lyon, Francia) reflejan la estructura de estos espacios. El marco escénico queda también reflejado con inscripciones o fragmentos como el Modelo de scenae frons, del Museo Nacional de Roma, una pieza de mármol blanco que representa el frente escénico de un teatro romano.

Los autores y géneros también tienen su parcela. Así, Isabel Rodà, catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Barcelona y comisaria de la exposición, destacó el Relieve de Meandro con una musa, una pieza de mármol blanco del Museo Vaticano. Junto a la Cabeza de pseudo-Séneca, un mármol lunense del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, ambos son ejemplos de quienes pergeñaban la comedia, caso de Meandro, y la tragedia, tarea de Séneca.

Pero una de las piezas destacadas por el comisario Olimpio Musso es la Ara cilíndrica del teatro de Itálica, procedente del Museo Arqueológico de Sevilla. Este mármol hallado en las excavaciones del teatro de Itálica representa el frenesí de la danza llevado al desnudo. Aunque los géneros llevan al divertimento y el desnudo, los orígenes del teatro tienen un marcado carácter religioso y político, como lo demuestra el retrato del emperador Claudio, procedente del Museo de Zaragoza.

La exposición incluye retazos de representación de las obras a través de instrumentos musicales, como reconstrucciones en madera de una cítara, una tibia o un címbalo.

La muestra, que ha estado en varias provincias, se puede visitar en la sala Vimcorsa hasta el próximo 2 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de septiembre de 2003.