Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA hiere de gravedad a dos agentes de la Ertzaintza en una emboscada en Álava

Los terroristas avisaron de un falso accidente y huyeron a pie tras el enfrentamiento

ETA reapareció anoche con una emboscada contra dos agentes de la Ertzaintza en el alto de Herrera, en Lagrán (Álava). Uno de ellos recibió varios disparos en la cabeza y se encontraba esta madrugada en estado muy grave, y el segundo sufre heridas en un brazo por otro impacto. Ambos están internados en hospitales de Vitoria. Los policías habían acudido al lugar tras recibir un aviso de un accidente. Los terroristas los recibieron a tiros con una escopeta de cañones recortados. Pese a que no es su tipo de arma habitual, el Departamento de Interior del Gobierno vasco confirmó la autoría de ETA. La Ertzaintza y la Guardia Civil montaron una batida en los montes cercanos.

Los dos agentes de la Ertzaintza, destinados en la comisaría de Laguardia (Álava), acudieron al paraje llamado el Balcón de la Rioja tras recibirse un aviso de accidente en SOS Rioja a las 22.15 de anoche. A las 22.35 llegaron los policías al lugar. Efectivamente, había un coche cruzado en la calzada en la carretera A-2124. El de los terroristas, que recibieron a tiros a los ertzainas. Tras el enfrentamiento, los etarras huyeron a pie por el monte, una zona muy escarpada y de difícil acceso.

Poco después de la medianoche se halló en las cercanías, a tan sólo unos 50 metros, a una pareja esposada y atada en un árbol. El hombre es el propietario del coche utilizado por los terroristas para perpetrar el atentado. Los etarras se lo habían sustraído a punta de pistola tan sólo unos minutos antes. El dueño del vehículo declaró a la Ertzaintza que los asaltantes hablaron en nombre de ETA. Los policías encontraron documentación y munición en el vehículo robado.

En la madrugada de ayer la Brigada Móvil de la Ertzaintza y la Guardia Civil habían montado una batida por los montes cercanos al lugar del atentado para dar con los terroristas.

Los dos ertzainas, cuyas identidades no habían sido facilitadas al cierre de esta edición, fueron trasladados en un primer momento al hospital de Leza, para posteriormente ser conducidos a los hospitales de Txagorritxu y Santiago, ambos en Vitoria.

Uno de ellos sufre herida de bala en un brazo. También recibió un tiro en el pecho, pero el chaleco evitó males mayores. Los hospitales de la capital vasca donde están los agentes facilitarán hoy partes médicos, pero fuentes de la investigación señalaron que uno de ellos estaba en la madrugada de hoy en estado muy grave con cinco heridas de bala en la cara.

Restos de sangre

Lasfuentes de la investigación consultadas aseguraban que era muy probable que los etarras también hubieran sido heridos porque se encontraron restos de sangre en el lugar del atentado que no pertenecen a ninguno de los dos policías heridos.

El consejero de Interior del Ejecutivo autónomo, Javier Balza, acudió al Hospital Santiago, donde está internado el policía que sufre las heridas más graves, para interesarse por su estado.

Este atentado se produce después de que la banda terrorista anunciara en uno de sus últimos zutabes (boletines internos de ETA) que la Ertzaintza es uno de sus objetivos prioritarios. También la pasada semana los detenidos del comando vizcaya denunciaron que habían padecido torturas en instalaciones de la policía autonómica.

Durante este año ETA ha asesinado a tres personas. El sargento jefe de la policía local de Andoain y miembro de la plataforma ¡Basta Ya!, Joseba Pagazaurtundua, murió el 8 de febrero en un cafetería de esta localidad guipuzcoana tras recibir un tiro mientras desayunaba. El 30 de mayo una bomba lapa colocado bajo el vehículo policial de dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía acabó con la vida de ambos en Sangüesa (Navarra): Bonifacio Martín Hernández y Julián Envit Luna, que se dedicaban a tramitar carnés de identidad por varios pueblos de Navarra.

Además de estos atentados con víctimas mortales, la organización terrorista ha perpetrado en 2003 ataques con explosivos contra intereses empresariales y turísticos en Alicante y Cantabria, además de Euskadi.

40 muertos

Desde que en noviembre de 1999 ETA rompiera la tregua que había declarado 14 meses antes tras el Pacto de Lizarra el número de víctimas mortales asciende a 40. La mayoría de ellos en el año 2000. A partir de ese momento la frecuencia de los atentados cayó en picado, como también descendió acentuadamente la actividad de la kale borroka, el vandalismo callejero que practican los simpatizantes jóvenes de la banda.

La desarticulación de comandos y de la cúpula de la banda ha sido incesante en los últimos cuatro años, lo que ha llevado a que los terroristas que se incorporan a ETA sean cada vez más jóvenes y que carezcan del entrenamiento necesario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de septiembre de 2003