_
_
_
_
MERCADOS

Recuperación a ritmo lento

Los datos económicos son menos buenos de lo esperado

Los inversores han reaccionado mal ante los datos económicos publicados a lo largo de la semana, que, en conjunto, han sido negativos o menos buenos de lo esperado, lo que retrasa un poco más el momento de la recuperación. El Ibex 35 ha perdido el 2,87% y se acerca al nivel de los 7.000 puntos.

Las expectativas de una recuperación rápida en Estados Unidos se han visto defraudadas una vez más por los indicadores económicos, al tiempo que se han revisado a la baja las expectativas de crecimiento para la eurozona hasta dejarlas en el 0,5%, desde el 1% anterior.

La respuesta de los inversores ha sido inmediata, aunque moderada, ya que los indicadores económicos estadounidenses continúan señalando un incremento de la actividad, aunque no tan vigoroso como esperaban los analistas.

El Ibex 35 ha caído en estas cinco sesiones el 2,87%, después de tantear la zona de los máximos anuales en la sesión de apertura. Al final, este índice se ha situado muy cerca de los 7.000 puntos.

La economía de la eurozona parece lejos de iniciar la recuperación esperada, sobre todo después de anunciarse que el PIB descendió el 0,1% en el segundo trimestre y de que la Comisión Europea revisara a la baja su estimación de crecimiento para este año hasta situarla en el 0,5%, en lugar del 1% inicial.

Los mercados no respondieron inmediatamente ante este nuevo giro en las expectativas al estar centrados los inversores en la recuperación de Estados Unidos, pero tampoco las noticias fueron buenas al otro lado del Atlántico.

El número de peticiones semanales de subsidio de desempleo volvió a aumentar hasta alcanzar las 422.000 y las ventas al por menor del mes de agosto crecieron sólo el 0,6%, cuando se esperaba que lo hicieran el 1,5%.

Para los inversores, que en buena parte habían descontado cierta aceleración de la economía en este tercer trimestre, la ralentización que muestran los datos les sitúa en una posición de relativo riesgo que se han apresurado a desmontar, ajustando sus carteras por valores concretos antes que por la tendencia global del mercado.

La situación que viven los mercados es, en parte, confusa, pues se mantienen las expectativas a largo plazo -la recuperación ya se está produciendo en Estados Unidos- mientras que se revisan a corto, ya que esa recuperación no va a ser ni tan rápida ni tan fuerte como se había pronosticado.

Ante el ritmo lento que imponen las circunstancias, los inversores han optado por apurar en la selección de valores y por ir retirando beneficios en el conjunto, lo cual explica la relativa lentitud de los descensos y que éstos tampoco hayan sido muy pronunciados.

Un problema inmediato es que esta situación va a mantenerse en las próximas semanas, a menos que algún indicador económico ofrezca motivos para pensar que el proceso se acelera.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_