Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y UV desbancan hoy al alcalde socialista de Nàquera con la polémica urbanística de trasfondo

La promotora de un campo de golf tiene opciones de compra que expiran este mes

Nàquera se enfrenta hoy a un cambio de gobierno con la polémica en torno a la construcción de un campo de golf y 1.300 chalés en el trasfondo. PP y UV desbancarán al alcalde socialista, Francisco Arnal, apenas tres meses de su elección. El PSPV se opone a la construcción de un complejo residencial en Les Fontanelles, un paraje situado en las estribaciones de la Serra Calderona, y relaciona la moción de censura con los intereses de la promotora, que tiene opciones de compra de terrenos en el municipio que expiran a finales de mes. Actura, filial de Bancaixa, es socio del proyecto.

El anterior gobierno local de Nàquera, del PP, desplegó una frenética actividad urbanística en el término, con la autorización de 14 PAI, que, en la práctica, afectan a un 11% de la superficie de este municipio del Camp de Túria, de 3.500 habitantes. Esta política, contestada por los vecinos, se paró en seco tras los comicios locales del 25-M.

El PP, con cinco concejales, perdió la mayoría absoluta, el PSPV pasó de dos a cuatro ediles y UV, con dos concejales, dio inesperadamente su apoyo a los socialistas, que se hicieron con la alcaldía el 12 de junio. Esta alianza no ha durado ni tres meses y el pasado 1 de septiembre el PP y UV presentaban una moción de censura para sacar al PSPV del gobierno.

Los populares, que ofrecen a los regionalistas la concejalía de Urbanismo y recuperarán la alcaldía, han jusfificado la moción de censura en la necesidad que tiene el municipio de estabilidad política. Los socialistas, por el contrario, responden que tras este paso se esconden intereses urbanísticos e incluso, salvando las distancias, comparan lo que sucede en Nàquera con lo acontecido hace pocas semanas en Marbella.

En el trasfondo del conflicto político subyace un proyecto urbanístico, pendiente de la aprobación municipal y que los socialistas, ya en el gobierno, han dicho que no estaban dispuestos a apoyar porque invadía monte público. Se trata de la construcción en Les Fontanelles, un área situada en las estribaciones de la Serra Calderona, de un complejo residencial que, en una primera fase, contaría con 1.300 chalés, un campo de golf y un hotel.

El proyecto, que abarca 1,5 millones de metros cuadrados, es en un 60% de su extensión de propiedad pública y está promovido por la sociedad Residencial Nàquera Golf, entre cuyos accionistas se encuentra Actura, la filial inmobiliaria de Bancaixa, que tiene una participación minoritaria.

La promotora presentó el proyecto al Ayuntamiento en julio de 2002 y desde entonces ha adquirido opciones de compra sobre los terrenos de este paraje que, según fuentes socialistas, expiran este mismo mes de septiembre. Este periódico intentó sin éxito que la sociedad aportase los datos del proyecto. Sólo en esta clave se explican los socialistas la moción de censura que se votará esta tarde en un pleno en el Ayuntamiento de Nàquera.

Aun estando en contra del proyecto, los socialistas consideran baja la oferta que la sociedad presenta al Consistorio por más de 873.000 metros cuadrados de monte municipal. El precio que consta en la propuesta es de 11 millones de euros, de los que ocho los empleará la promotora en ejecutar la urbanización de los sistemas generales. El Ayuntamiento recibiría finalmente en contraprestación 20 viviendas en el casco urbano y 346.390 euros (87 millones de pesetas) destinados a la ejecución de un pabellón polivalente municipal. Desde el PSPV se califica de ridícula la oferta de la promotora cuando tiene entre manos un proyecto cuya inversión se acerca a los 200 millones de euros.

De prosperar la moción de censura, Rafael Arnal se convertirá hoy en el nuevo alcalde de Náquera. El dirigente popular ha negado que la operación para desalojar al PSPV del gobierno local tenga relación con el campo de golf y el complejo residencial que le acompaña. El concejal de Urbanismo, el socialista Toni Vixquert, duda del interés de un partido, el PP, que ha dejado al Ayuntamiento una deuda de 4,6 millones de euros con diferentes constructoras, cuando el presupuesto municipal de Nàquera asciende a 21 millones de euros anuales. El grueso de este capítulo se adeuda a la empresa Gil Garrido Obras Públicas, que vecinos de la localidad y la oposición consideran la constructora oficial de Nàquera por la cantidad de proyectos que lleva adelante en este municipio y por la relación que tiene su propietario con el que ha sido alcalde de la localidad hasta hace unos meses, el popular Salvador Pérez Navarro.

Ayer, el secretario de Administraciones Públicas del PSPV, Toni Such, y el propio secretario general, Joan Ignasi Pla, hicieron un llamamiento al PP y UV para que "recapaciten" y retiren la moción de censura, que sólo beneficia a "los intereses del cemento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003