Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

Los servicios que vienen

Una serie de nuevos servicios están cambiando los hábitos del aficionado a la fotografía. El que más destaca es la posibilidad de volver a casa con el carrete, las copias y un CD-ROM con todas las fotografías digitalizadas en alta o altísima resolución. Algo que también se puede hacer si el origen es una tarjeta de memoria de una cámara digital.

Los laboratorios profesionales se están adaptando rápidamente a estos cambios. De hecho, la mayoría de ellos están transformando sus sistemas analógicos clásicos en sistemas digitales o en sistemas mixtos que trabajan simultáneamente con ambas tecnologías. El proceso químico tradicional se aplica a los negativos y diapositivas y al revelado del papel fotográfico. Pero el negativo, en muchos casos, ya no es proyectado por una ampliadora más o menos sofisticada. Pasa por un escáner previo que lo analiza y corrige los pequeños fallos de exposición (altas y bajas luces), e incluso llega a eliminar pequeñas imperfecciones como ralladuras o motas de polvo evitando que aparezcan en las copias, algo que era impensable en un trabajo automatizado tradicional. Además, como las fotografías ya están digitalizadas, se puede hacer, por ejemplo, un CD-ROM o crear un álbum de fotos y colocarlo en una página web.

Cuando se parte de un soporte digital, las posibilidades aumentan considerablemente. Ya se pueden encontrar servicios de "hágalo usted mismo", desde los llamados "quioscos" hasta la tienda donde el cliente llega con su tarjeta de memoria o su CD de fotografías, lo introduce en un lector conectado a un ordenador y, a través de un sencillo programa, encarga las copias de aquellas que desee, con la posibilidad de reencuadrar las fotografías, ponerles un borde de color, añadirles un texto o convertirlas en una felicitación. Al acabar, recoge el resguardo correspondiente y se lleva su soporte original ya que el ordenador ha mandado directamente al laboratorio el archivo digital correspondiente a sus fotografías.

La última moda es utilizar las ventajas de Internet para no tener ni tan siquiera que desplazarse al laboratorio más cercano. Utilizando el ordenador de casa, se pueden editar todas las fotografías y seleccionar las que se desean copiar en papel. A través de Internet también se puede localizar un laboratorio que ofrezca el servicio de "copias on-line". Habrá que darse de alta en el servicio y pagar, generalmente por adelantado, con una tarjeta de crédito. De una manera parecida a la anterior se encargan las copias y a los pocos días le llegan cómodamente a su casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003