Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tromba de agua causa un muerto en Jaén y graves daños en Málaga y Granada

La tormenta provocó el corte de varias carreteras, vías férreas, apagones y desalojos

Una joven perdió la vida ayer en un accidente de tráfico en Jaén provocado por las fuertes tormentas que durante toda la madrugada del viernes afectaron a esta provincia y a las de Málaga y Granada. La tromba de agua ocasionó el corte de la carretera nacional 331 (Málaga-Córdoba) y de otras 17 carreteras secundarias en la zona oriental de la comunidad, además de la interrupción del tráfico ferroviario en la provincia jiennense. La tormenta, con precipitaciones de hasta 45 litros por metro cuadrado en media hora, provocó graves daños en las explotaciones agrícolas y desalojos en varios pueblos.

La joven R.C.H, de 25 años de edad y natural de Jaén, murió cuando junto a otros cuatro familiares se disponía a abandonar el chalé de la zona residencial del Puente de la Sierra, a pocos kilómetros de la capital, por miedo a que la tormenta inundase la casa. Fue entonces, cuando a su paso por una acequia de riego, uno de los muros reventó y la tromba de agua arrastró el vehículo en el que viajaba junto a su familia a un barranco. El resto de los ocupantes salieron por su propio pie, excepto la joven, que una vez rescatada por uno de sus hermanos, no pudo evitar ser arrastrada por la corriente.

El 061 se personó inmediatamente, cerca de las tres de la mañana, pero no pudieron hacer nada por la jiennense que ya sufría una parada cardiorespiratoria. Según declararon miembros del servicio de urgencias médicas que acudieron al rescate, se vivieron momentos de auténtica tensión, sobre todo cuando se vieron obligados a llamar a los bomberos porque el nivel del agua continuó subiendo y "todo flotaba".

Hasta las cinco de la madrugada, los bomberos, la Guardia Civil y el 061 no pudieron regresar a la capital y fue el mismo 061 el encargado de trasladar el cadáver por indicaciones del juez de guardia que no pudo trasladarse hasta el lugar de los hechos por el estado de la carretera.

Se calcula que en algunos puntos de la provincia se recibieron hasta 45 litros por metros cuadrado en apenas media hora. Da la casualidad que las casas y las urbanizaciones del Puente de la Sierra y Puente Jontoya, ambas zonas residenciales de la capital, ya sufrieron fuertes inundaciones en el año 1996. Fue entonces cuando el ministro de Hacienda y diputado por Jaén, Cristóbal Montoro, se comprometió a limpiar los cauces de los ríos Quiebrajano, Eliche y Jaén, así como la adaptación de la presa de Eliche para evitar futuros desbordamientos.

Las fuertes precipitaciones también han provocado grandes pérdidas económicas en el campo cuando todavía algunas comarcas como la de la Sierra de Segura o El Condado se estaban recuperando de los destrozos ocasionados hace unas semanas. En esta ocasión, la zona más afectada es la comarca de Cazorla. Los alcaldes de los municipios de Santo Tomé, Chilluévar, Peal de Becerro, La Iruela, Quesada y Cazorla, se reunieron ayer con carácter de urgencia para evaluar daños y solicitar la declaración de zona catastrófica.

Las tormentas de granizo en la zona más oriental de la provincia provocaron que en determinados puntos del casco urbano de Quesada se registrasen hasta 70 centímetros de hielo. En el resto de los pueblos de la comarca, las fuertes lluvias provocaron levantamiento de alcantarillas, pavimentos y la entrada del agua en numerosas casas de los vecinos.

La tromba de agua también provocó el corte del tráfico ferroviario a su paso por la provincia de Jaén. Así, las provincias de Granada y Almería quedaron incomunicadas con Madrid y Barcelona por el desplazamiento de la vía férrea entre las estaciones jiennenses de Los Propios y Larva. En total, cuatro Talgos y dos regionales se vieron afectados por la interrupción del tráfico ferroviario que se restableció en la tarde de ayer.

El agua también provocó desprendimientos e inundaciones en 17 carreteras secundarias que tuvieron que ser cortadas, aunque en su mayor parte fueron abiertas al tráfico, antes de acabar la jornada.

Desalojos y derrumbes

La gran cantidad de agua caída en la terraza de un bloque de diez plantas de Granada provocó la rotura de la cañería de desagüe y el derrumbe de parte del techo del décimo piso, sin que se tuvieran que lamentar daños personales. Las violentas precipitaciones también ocasionaron inundaciones de bajos y garajes y la anegación de algunos de los cruces en la capital granadina, que impidieron el tráfico de vehículos.

Entre los municipios granadinos más afectados por las tormentas, se encuentran Huétor Vega, Armilla, Alendín, Otura y Ojíjares, que también sufrieron cortes de electricidad, restablecidos horas después.

En Málaga, la nacional 331, que conecta Málaga con Córdoba, quedó cortada durante unas horas a su paso por Antequera. En la zona conocida como la Cañada de Pareja, próxima a Antequera, se recogieron hasta 60 litros por metro cuadrado en una hora y media. Centenar de familias tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas ante la inundación. La normalidad en las carreteras malagueñas se logró restablecer durante el día de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de septiembre de 2003

Más información