LA POSGUERRA DE IRAK | Entierro del líder chií

En el ataúd, sólo un reloj

Abdel Aziz al Hakim, hermano del clérigo asesinado, elogió ayer al líder chií, responsabilizó a las fuerzas de ocupación estadounidenses de la situación que vive Irak y solicitó a las mismas que abandonen el país.

Abdel Aziz al Hakim, que es miembro del Consejo de Gobierno elegido por Estados Unidos, llamó a la unidad del pueblo iraquí y señaló que la responsabilidad de la ley y el orden en el país debe quedar en manos de los grupos religiosos. "Las fuerzas de ocupación son las principales responsables del derramamiento de sangre en la ciudad sagrada de Nayaf, la sangre de Al Hakim y del grupo de fieles que estaba presente cerca de la mezquita", exclamó el hermano del ayatolá. Agregó además que la fuerza de ocupación "es la principal responsable de toda esta sangre y la sangre derramada diariamente en toda Irak. Irak no debe permanecer ocupada. Nosotros podemos construir Irak como Dios quiere que lo hagamos", agregó.

Por otra parte, el administrador de Estados Unidos en Irak, Paul Bremer, dijo que "nosotros estamos completamente de acuerdo con el argumento de que se debe encontrar un camino rápido para otorgar a Irak y a los iraquíes más autonomía y en efecto eso es exactamente lo que estamos haciendo".

La familia enterró ayer en un ataúd los escasos restos que quedaron de Al Hakim tras el atentado: un reloj, su anillo y una pluma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50