Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

NBC compra Vivendi Universal y crea el sexto grupo mediático del mundo

General Electric paga 3.800 millones y asume otros 1.600 de deuda

El consejo de Vivendi se decantó ayer por la oferta de la NBC, filial de General Electric, por Vivendi Universal Entertainment (VUE), su división estadounidense de cine, televisión y parques temáticos. NBC ha valorado VUE en unos 14.000 millones de dólares, de los que abonará 3.800 millones en efectivo y asumirá otros 1.600 de deuda. NBC y VUE crean el sexto grupo mediático mundial, en el que participarán con el 80% y el 20%, respectivamente.

El resultado de toda la operación es, en resumen, que NBC y VUE crean un nuevo grupo mediático, el sexto del mundo, con una cifra de negocios anual calculada en unos 13.000 millones de euros. El 80% de este nuevo grupo estará en manos de NBC, que ya podrá hablar de tú a tú con otros grupos como ABC, CBS y Fox (hasta ahora los miraba desde abajo), y el 20% restante los mantendrá VUE por lo menos por tres años.

El consejo de administración escogió finalmente la oferta con mayor visión industrial y una mejor valoración a medio plazo, en detrimento del dinero en efectivo que ofrecía Edgar Bronfman Jr., antiguo vicepresidente de Vivendi durante el periodo en que el grupo fue conducido por Jean-Marie Messier. Bronfman se decía dispuesto a pagar más de 5.500 millones de dólares en efectivo al tiempo que enjuagaba no menos de 3.500 millones de una deuda que roza los 15.000 millones.

Que el consejo haya preferido la asociación con NBC significa que Vivendi ya no se siente asfixiado por las deudas, pero también que quizás no renuncia de un modo definitivo a su presencia en EE UU o que, en cualquier caso, confía lo suficiente en la vitalidad de la economía estadounidense como para pensar que, dentro de tres años, su 20% en la sociedad resultante de NBC-VUE valdrá mucho más que ahora.

Los analistas coincidían ayer en la lógica de complementariedad entre NBC y VUE. La primera posee un canal de televisión en español, así como el canal NBC, uno de los de mayor audiencia, y una buena presencia en la televisión por cable. VUE aporta su red de canales informativos -USA Network-, de gran influencia, su estupenda oferta cinematográfica, los estudios y los parques temáticos en EE UU, España y Japón.

Bronfman tenía en su contra no sólo un futuro industrial menos atractivo, sino también su pasado junto a Messier, el hombre que en su delirio tecnocrático -la fusión de Internet, telefonía móvil y televisión- embarcó a un grupo saneado en una serie de inversiones estrictamente especulativas y que se revelaron ruinosas cuando estalló la burbuja tecnológica.

La animadversión de los actuales dirigentes de Vivendi para con Bronfman hizo que este último intentase negociar directamente con NBC para proponer una oferta conjunta que permitiese reducir las exigencias de Vivendi, pero NBC prefirió desestimar la operación.

Tras el consejo de administración de Vivendi celebrado durante la segunda quincena de agosto, y que determinó que sólo dos de los seis candidatos a la compra eran tomados en consideración, el presidente y director general de Vivendi, Jean René Fourtou, se entrevistó en diversas ocasiones con Bronfman y con los representantes de NBC para intentar mejorar sus ofertas. En el caso concreto de NBC, ese esfuerzo negociador parece haberse traducido en 1.000 millones suplementarios en efectivo -al margen de los correspondientes al pago de parte de la deuda- a cambio de un 5% menos del futuro grupo.

Novedades de la vieja gestión

Ayer la actualidad económica aportó otra prueba del pasado tormentoso de Vivendi y de la insensata gestión de Messier -aprobada en su día por buena parte de quienes ahora le critican desde el consejo de administración- a través de la renuncia de Vivendi a seguir siendo el socio mayoritario en UGC, el mayor grupo de exhibición de cine de Europa, al tiempo que también sociedad productora y distribuidora de imágenes. Vivendi poseía el 53,3% de UGC sin que eso le permitiese controlar la sociedad, que seguía en manos de la familia Verrechia.

El acuerdo firmado por Messier obligaba a Vivendi a comprar, dentro de un plazo determinado, el 19,7% de UGC en manos de Verrechia a un precio que duplicaba el valor real de las acciones. Ahora Vivendi, a cambio de conformarse con poseer sólo el 40% de UGC, queda dispensada de la obligación de adquirir a precio de oro el citado 19,7%. En total, todo eso libera de las cuentas de Vivendi 430 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 2003