Siurana propone pactar con ERC en Lleida en medio del descontento de su socio ICV

El pacto entre el PSC e ICV en el Ayuntamiento de Lleida empieza a tambalearse cuando apenas ha transcurrido un mes y medio desde la aprobación del cartapacio municipal. El alcalde, el socialista Antoni Siurana, ha sorprendido a todos con un nuevo intento de incorporar al equipo de gobierno a ERC-EV, actualmente en la oposición, y así acabar con una situación de debilidad numérica en el consistorio, como se puso de manifiesto en el pleno de investidura al no poder aprobar la continuidad del cargo de gerente municipal. La intención de Antoni Siurana de incorporar a ERC al equipo municipal ya ha cosechado el rechazo de sus actuales socios ICV.

PSC e ICV suman sólo 13 votos en el Ayuntamiento, frente a los 14 de los restantes tres grupos municipales. La propuesta socialista, recogida en un documento que establece las bases para un gobierno progresista tripartito, obligaría a reestructurar el organigrama de gobierno y el cartapacio aprobado el pasado 18 de julio. También obligaría a volver a negociar con ICV sus responsabilidades en el equipo de gobierno.

Todo ello podría acabar dinamitando el acuerdo municipal alcanzado a mediados de julio tras romperse las negociaciones con ERC. Esta maniobra del alcalde de Lleida, que tiene como principal objetivo apuntalar la estabilidad en el Ayuntamiento durante la próxima legislatura, ha contrariado a su socio de gobierno ecosocialista, cuyo portavoz y responsable de Educación, Cultura y Deporte, Francesc Pané, considera "inaceptable" la propuesta socialista y ha advertido al dirigente socialista de que si no la modifica deberá elegir entre ellos y ERC.

Pané ya ha puesto como condición para reanudar el diálogo que las negociaciones sean a tres bandas y no bilaterales. El dirigente de ICV ha manifestado públicamente que no está dispuesto a perder el área de Cultura, que ha sido ofrecida a los republicanos.

El portavoz de la formación independentista, Xavier Sáez, ha calificado el documento como "valiente, muy completo y con peso político" y se ha comprometido a estudiar detenidamente su contenido, aunque ha explicado que la última decisión dependerá de la asamblea local del partido convocada para el jueves.

Plazo de un mes

Sáez ha manifestado que ésta será la última oportunidad de formar un gobierno tripartito en el consistorio leridano y, si las negociaciones prosperan, el dirigente republicano pone como plazo para firmar el pacto finales de septiembre.

La oferta realizada por el equipo socialista que encabeza el alcalde Antoni Siurana incluye ahora algunas pretensiones de ERC que fueron rechazadas a lo largo de la última negociación, que acabó sin acuerdos.

Así, de acuerdo con la propuesta, los republicanos obtendrían la segunda tenencia de alcaldía, con responsabilidades en las áreas de Cultura, Deportes y Cooperación. El área de Cultura recuperaría el negociado de Fiestas y Museos, que compartiría con el PSC. Asimismo, se estudia crear el Instituto Municipal de Cultura, si bien Deportes sería para un edil socialista.

Las negociaciones aún están abiertas, pero se baraja que los republicanos también se hagan cargo de las concejalías de Derechos Civiles, Cooperación e Inmigración y de Comercio, Consumo y Turismo y consigan que se cree una plaza de asesor para la tenencia de alcaldía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de septiembre de 2003.