Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | El cisma por los derechos televisivos

El G-30 insiste en su plante

Los clubes modestos deciden hoy en una asamblea impugnada por los grandes si paralizan la Liga

El llamado G-30, el grupo formado por los 22 clubes de Segunda División y ocho de Primera (Albacete, Celta, Málaga, Mallorca, Osasuna, Racing, Valladolid y Zaragoza), mantiene su amenaza de plante, por lo que el inicio de la Liga, previsto para los días 30 y 31, sigue en el aire. De no producirse un vuelco de la situación, hoy, en la asamblea de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) convocada al efecto, votará al paro pese a que en su seno haya voces discrepantes. A la reunión de esta mañana no acudirán los miembros del G-12, con los equipos grandes a la cabeza, que la han impugnado y que siguen firmes en su postura de iniciar el campeonato el fin de semana previsto e incluso de organizar por su cuenta una especie de restringida Premier League inglesa.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) mantuvo ayer contactos con ambos bandos, por petición expresa del secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo, con el fin de que acercaran sus posiciones, Pero el grupo de los poderosos se ratificó en la decisión tomada la víspera en Barcelona. "La asamblea es nula y nosotros vamos a presentarnos a jugar en la fecha elegida", declaró Fernando Otxoa, portavoz del colectivo. No parecen estar las cosas tan claras en el G-30, uno de cuyos componentes, el Racing, llegó ayer mismo a un acuerdo con Sogecable para la cesión de sus derechos televisivos por tres años. Otro, el Zaragoza, suavizó su planteamiento y, por boca de su director gerente, Jerónimo Suárez, apuntó que, si de ellos depende, "la Liga comenzará en la fecha fijada".

Mientras tanto, la Federación Española prefiere aguardar acontecimientos. "A día de hoy, no sabe y no contesta", fue la respuesta de uno de sus portavoces cuando se le preguntó al respecto. Después matizó, eso sí, que "obedecerá lo que decida la asamblea de la Liga" siempre y cuando sea válida, una decisión ésta que deberá tomar el CSD al haber sido impugnada por el G-12. En el caso de que el máximo organismo del deporte español la considerase nula y algunos equipos no se presentaran a jugar el día establecido, advirtió, "se aplicará el reglamento a rajatabla". Y éste indica que, de producirse la incomparecencia, al conjunto en cuestión se le dará el partido por perdido y se le restarán tres puntos la primera vez y se le descenderá de categoría si reincide en una segunda ocasión.

Sólo una propuesta firme

El origen del conflicto reside en el dinero de las televisiones. Once de los doce miembros del G-12, todos menos el Betis, ya han firmado sus contratos de manera individualizada con Sogecable. Y uno del G-30, el Racing, también. La única oferta firme que los clubes de este segundo grupo tienen sobre la mesa es la que, a través de su compañía Gestport, les ha hecho Sogecable: 84 millones de euros a repartir entre todos ellos. En su momento, el G-30 llegó a un acuerdo con Phedra Sport, SL, que les pagaría 104 millones por la exclusividad. Pero los avales de esta firma no han aparecido y un representante de la misma se ha limitado a alegar que un banco extranjero les respalda con "una evidencia de fondos".

Según la LFP, la solución del conflicto no es tan complicada. La propuesta de Sogecable sigue en pie y, en opinión de un portavoz de la Liga, "la diferencia entre la oferta y la demanda no supera los seis millones, por lo que el acuerdo debería llegar". La LFP cree además que, de producirse, "se obtendrían beneficios económicos derivados de un aumento del porcentaje de las quinielas que reciben los clubes y de una renegociación de la deuda que mantienen con Hacienda", en función de las conversaciones con el Gobierno en ese sentido.

Sin embargo, no todos ven tan fácil la luz verde. Es el caso de Javier Tebas, vicepresidente del Alavés, integrante de la comisión audiovisual de la LFP y representante del G-30, para quien ayer no había vuelta atrás: "La asamblea va a celebrarse. Y si el organizador del torneo, que es la Liga, dice que no se inicia... no se inicia". Informado de que el Racing llegó ayer a un acuerdo con Sogecable, Tebas recordó que existe un convenio por el que la entidad que rompa su compromiso "tendrá que repartir con los restantes el dinero que reciba de modo individual o, en su defecto, pagar una indemnización de cinco millones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de agosto de 2003