Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alí busca sus nuevos brazos en Londres

Alí, el niño iraquí de 13 años que perdió sus brazos y a casi toda su familia en un bombardeo estadounidense durante la guerra de Irak, llegó ayer por la tarde a Londres, donde le van a ser implantados miembros ortopédicos. "Quiero volver a Irak después de recibir el tratamiento para ir a la escuela y convertirme en traductor", dijo Alí poco antes de partir hacia Inglaterra desde Kuwait. "Quiero poder conducir algún día mi coche por las calles de Bagdad", relató el pequeño.

El huérfano Alí Ismael Abbás se convirtió en un símbolo de la destrucción causada por la guerra, tras aparecer en primera página de los periódicos de todo el mundo sin brazos y con quemaduras en el 60% de su cuerpo. Alí está acompañado por su tío y por otro niño de 14 años, Ahmed Mohamed Hamza, quien perdió la pierna izquierda hasta la rodilla y su mano derecha en otro bombardeo de Estados Unidos.

Después de que un misil impactase en su casa al comienzo de la guerra en Irak, Alí perdió a su madre, que estaba embarazada, a su padre, a su hermano y a otros 13 parientes.

Su imagen y sus lágrimas ocuparon la atención de los periódicos y de las televisiones de todo el mundo. El pasado 16 de abril, el niño fue trasladado a Kuwait para ser tratado de sus quemaduras. Desde allí partió ayer hacia Londres para iniciar una nueva vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 2003