Los jueces de la región tienen 300.000 asuntos pendientes

El Tribunal Superior reclama duplicar la cifra de Juzgados de Familia

La mayor parte de los juzgados y tribunales de la capital y la región siguen atestados de asuntos. Comenzaron enero de este año con más de 300.000 asuntos pendientes del año anterior. Los 74 juzgados de primera instancia de la capital (con casi 60.000 asuntos pendientes) y la Sala de lo Contencioso-administrativo (con 48.369) son los más colapsados de Madrid y posiblemente de España. Para que la justicia madrileña sea ágil y eficaz, necesita otros 76 nuevos juzgados unipersonales (con un solo juez) y seis nuevos tribunales (con tres o más jueces cada uno), según la memoria del Tribunal Superior de Justicia.

Más información

La cifra de asuntos acumulados y la petición de nuevos juzgados figura en la memoria de actividades relativa a 2002 hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia, que preside Javier María Casas.

- Más juzgados. En la capital madrileña hay 226 juzgados unipersonales, y casi 200 en el resto de la región. El Tribunal Superior cree que se necesitan 38 más en la capital e igual número en la Comunidad. En total, 76 nuevos juzgados. ¿Dónde hacen falta estos juzgados? Según el Tribunal Superior, hay que crear otros 25 nuevos juzgados de primera instancia para sumarlos a los 74 ya existentes. Y es que estos juzgados terminaron 2002 con más asuntos pendientes que los que tenían a finales de 2001. Es decir, terminaron 2001 con 52.612 asuntos pendientes, y con retrasos de más de un año, y 2002 lo acabaron con casi 60.000, y las esperas siguen creciendo. El Tribunal Superior recuerda en su memoria la desigualdad entre Madrid y Barcelona. Asegura que la capital madrileña cuenta con un juzgado de primera instancia por cada 39.712 habitantes, mientras que Barcelona posee uno por cada 25.489.

- 18 juzgados de Familia. La jurisdicción de Familia (la que resuelve divorcios, separaciones, medidas provisionales y definitivas sobre la custodia de los hijos) es la que más problema suscita de la jurisdicción civil. Los ocho juzgados de Familia ahora existentes deberían ser 16. Sólo así se evitaría que un matrimonio que se quiere separar sin acuerdo tenga, como ahora, que esperar hasta seis meses para que el juez lo reciba y adopte las medidas urgentes.

- Sala de lo Contencioso. Tras los juzgados de primera instancia -los que resuelven los pleitos entre los ciudadanos-, el órgano judicial más colapsado es la Sala de lo Contencioso-administrativo, que tramita en segunda instancia los pleitos entre los ciudadanos y la Administración. Esta sala, compuesta por nueve secciones, terminó 2002 con 48.369 asuntos pendientes, y acumulan demoras de hasta tres años.

- 546.000 asuntos en Instrucción. También hay que aumentar el número de juzgados de Instrucción (que son los que investigan delitos). Este año, con motivo de los juicios rápidos, se han creado cuatro juzgados más. El Tribunal Superior pide en su memoria que se creen otros siete más. Estos órganos han terminado 2002 con 47.337 causas penales pendientes de resolver, unas 1.000 más que hace un año. Los juzgados de instrucción recibieron el año pasado 546.328 asuntos; casi 140.000 más que, por ejemplo, en 1998.

- Juzgados de Menores. En la capital, según la memoria, hacen falta otros dos juzgados más de Menores (ahora hay seis). La carga de trabajo de los juzgados de Menores casi se ha triplicado a raíz de la entrada en vigor, en enero de 2001, de la nueva Ley de Responsabilidad Penal del Menor. Estos juzgados empezaron el año pasado con 6.160 asuntos pendientes, el doble que a finales de 2001, que fue cuando se empezó a aplicar la nueva ley, que eleva de 16 a 17 años la edad penal y que, además, deja en manos de estos jueces el resolver las infracciones penales que cometan jóvenes de entre 14 y 17 años. El Tribunal Superior exige, además, un aumento del 50% en la plantilla de funcionarios de cada juzgado de Menores.

- Vigilancia Penitenciaria. También es preciso crear un cuarto Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Es así, según el Tribunal Superior, porque la carga de trabajo que soportan los tres existentes sobrepasa con creces el módulo de trabajo recomendado por el Consejo General del Poder Judicial. Cada uno de los juzgados de Vigilancia Penitenciaria toca a más de 2.000 presos. El año pasado registraron 33.801 recursos, frente a los 26.200 del año 1999. No obstante, estos juzgados finalizaron 2002 con 1.676 asuntos pendientes, 600 menos que en 2001.

- Más conflictividad laboral. Los juzgados de lo Social (despidos laborales, problemas sobre convenios colectivos...) son una jurisdicción que habitualmente había marchado bien y cumplía razonablemente los plazos. Pero la carga de trabajo se ha disparado. Sus 37 juzgados registraron en 2002 un total de 42.419 asuntos, frente a los 28.530 de 1999. A cada juzgado le correspondieron 1.146 casos en 2002. Si estos juzgados terminaron 2001 con 7.639 asuntos pendientes, el año pasado acabaron con casi el doble (11.791). Por eso necesita, al menos, otros tres juzgados más, según la memoria del alto tribunal madrileño.

- Juzgados penales. Los 23 juzgados de lo Penal de la capital, que este año han estrenado una nueva sede en la calle de Julián Camarillo, no necesitan refuerzos, opina el Tribunal Superior. Estos órganos juzgan asuntos que llevan aparejadas penas iguales o inferiores a cinco años de cárcel. Sus asuntos pendientes han crecido ligeramente: 2.891 al finalizar 2001 y 3.008 al acabar 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de agosto de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50