Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una profesora se querella contra siete padres de un colegio público

Una profesora de un colegio público de Madrid ha interpuesto una querella por presuntas injurias y calumnias contra siete padres de alumnos del centro. La querellante, cuyo nombre se corresponde con las iniciales de S. P., impartía clases de primaria en un colegio ubicado en el distrito de Ciudad Lineal y comenzó a tener problemas con algunos padres después de que éstos supuestamente hicieran circular comentarios relativos a que la docente había hecho fotos en clase con sus hijos desnudos y que a varios de ellos se los había llevado a casa de sus padres, en Madrid, para mostrarles películas eróticas.

Algunos padres también llegaron a comentar que, durante la hora de la siesta, la maestra sacaba las colchonetas para que los niños que tenía a su cargo, de cuatro años, descansaran. Y que tomaba fotografías de ellos para luego mostrarlas a través de Internet. Los comentarios se extendieron por el colegio y algunos padres terminaron denunciando los hechos en el juzgado. El juzgado que investigó los hechos los archivó por infundados. Entre otras cosas, los padres de la mujer ni siquieran residían en Madrid, sino en Barcelona.

Durante el proceso penal se interrogó a los pequeños y a varios funcionarios del colegio. Los alumnos desmintieron haber recibido malos tratos por parte de su profesora, según ha explicado la abogada de la profesora.

La maestra se vio muy afectada por los comentarios de los padres y tuvo que marcharse del colegio, pese a ser funcionaria pública desde hace 15 años. Además, se vio forzada a trabajar en comisión de servicios en otro colegio.

Una vez que el juez ha archivado la denuncia de los padres, la profesora se ha querellado contra siete de ellos. La docente no ha olvidado aún el caso, que minó su vida profesional y personal. Durante el proceso judicial, la mujer quedó embarazada y, por las preocupaciones, abortó, según señala su abogada. Hace más de dos años que está en manos de psiquiatras. "Ella no busca indemnización económica, sino un resarcimiento moral", dice la abogada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2003