Volkswagen eliminará 4.000 empleos en sus plantas de Brasil por la caída de la demanda

El grupo automovilístico alemán Volkswagen eliminará 3.933 empleos de sus plantas brasileñas de Taubaté y Anchieta, debido a la caída de la demanda. La decisión, que supone en torno al 15% de la mano de obra total del grupo en Brasil, es un fuerte golpe a la economía brasileña. En un primer momento, esos trabajadores no perderán sus empleos: serán transferidos a una nueva empresa creada para después recolocarlos. Volkswagen quiere recolocar a los 4.000 empleados que va a reducir en su plantilla. Mientras se establecen en la nueva compañía que va a crear para su recolocación, seguirán cobrando sus sueldos actuales. De hecho, el corte anunciado por la empresa, que controla un 23% del mercado y cumple en 2003 medio siglo de presencia en Brasil, es un reflejo de la crisis que afecta al sector automovilístico en el país.

Ayer, mientras empleados de la VW empezaron la jornada con reuniones, otra empresa, la Fiat, anunciaba oficialmente un nuevo periodo de "vacaciones colectivas" para 1.000 de sus empleados en la fábrica de Betim (Minas Gerais). Con eso, la planta dejará de fabricar 3.200 vehículos hasta final de julio.

La empresa alemana dispone de cinco plantas en Brasil, con un total de 24.800 empleados y una capacidad total de 3.000 vehículos por día. En mayo se fabricaron 101.000 vehículos en el país, un 10% menos que en el mismo mes de 2002. El responsable de operaciones del grupo en Brasil, Peter Hartz, afirma que "la difícil situación del mercado brasileño nos obliga a realizar recortes significativos", pero reitera la confianza de la empresa en el futuro del país.

Hay que registrar, en todo caso, que en lo que va de año -los primeros seis meses del presidente Luiz Inácio Lula da Silva- el mercado automovilístico brasileño sufrió una caída del 10%. Las tasas de interés para la financiación de vehículos nuevos es del 1% al mes, seis veces menos que las cobradas por vehículos usados, pero aun así, el mercado sigue parado.

Los mercados suramericanos, a su vez, se enfrentan a una situación similar, lo que elimina esperanzas de recuperación de las exportaciones. Además, las plantas mexicanas de VW producen la mitad de todo lo que importa Estados Unidos, perjudicando aún más a la fábrica brasileña. La dura medida fue comunicada al presidente Lula y a los ministros de Hacienda, Antonio Pallocci, y de Desarrollo Industrial, Luiz Fernando Furlan, el viernes pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 21 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50