Ramírez cuestiona el sistema de elección de los diputados

El presidente provincial del PP en Málaga y portavoz de su grupo en la Diputación, Joaquín Ramírez, propuso ayer reformas legales para modificar el sistema de elección de los diputados provinciales y evitar casos como el que se da en esta provincia, donde esta formación fue la más votada en las elecciones del pasado 25 de mayo, pero consiguió un diputado menos que el PSOE -13 y 14, respectivamente-.

"Quizá en el futuro sea necesario cambiar el sistema algo obsoleto para que la voluntad de las urnas se vea más claramente reflejada", dijo Ramírez, quien llamó la atención también sobre el hecho de que la tercera fuerza política, IU forme parte del gobierno provincial con "nada menos que 156.440 votos menos que el PP" y "con apenas un 10,89% de los votos".

En la composición de las diputaciones se consideran los votos obtenidos por las formaciones políticas en los municipios de cada partido judicial -cinco en la provincia de Málaga-, a los que corresponden un número de representantes en virtud de su población -en Málaga, con 31 diputados en total, oscila entre 17 para la comarca de la capital y Guadalhorce, y uno en la de Ronda-.

Críticas

El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE de Andalucía y alcalde de Ardales, Salvador Pendón, fue investido ayer presidente de la Diputación de Málaga, cargo en el que sustituye a su compañero de partido Juan Fraile, con los 14 votos de su partido y los dos representante de IU. Una de las característica del pleno fue el elevado tono crítico del PP, que hizo un repaso pormenorizado de los "desaciertos" del gobierno tripartito PSOE-IU-PA de los últimos cuatro años y reivindicó la gestión del popular Luis Vázquez Alfarache entre 1995 y 1999. Hasta en la expresión de pesar por los dos niños muertos el domingo en un incendio en Periana, Ramírez cargó las tintas. "La Diputación debe poner todos los medios a su alcance para intentar impedir en lo posible que nada de esto vuelva a repetirse, dotando a la provincia de la mínima cantidad y de los mínimos bomberos necesarios para hacer frente a las necesidades de estos tiempos que corren", dijo.

Pendón, que invitó a las distintas administraciones a conciliar sus intereses para poner orden en el crecimiento urbanístico, dijo que ello "no debe ser advertido por los agentes dinamizadores y por la población de esos municipios como afán de estrangulamiento de las potencialidades del territorio". Anunció un inminente acuerdo con el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos para realizar un estudio sobre alternativas al desarrollo urbanístico y a los usos turísticos en la provincia.

El alcalde de Marbella, Julián Muñoz, único diputado del GIL, pidió a las instituciones que no sigan marginando la ciudad "por el simple hecho de que no les guste el color del voto ciudadano". Ofreció colaboración porque "Marbella no quiere ser una isla ni un ghetto político".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50