Entrevista:RAFAEL HERRERA | Director-Gerente del Servicio Andaluz de Empleo

"La intermediación debe ser el eje sobre el que pivote nuestra política de empleo"

Rafael Herrera (Sevilla, 1952) es secretario general de la Consejería de Empleo, pero desde hace un par de meses es sobre todo el gerente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), el llamado Inem andaluz, organismo que centrará la gestión de las políticas activas de empleo, transferidas el 1 de mayo.

Pregunta. ¿Ha cambiado en algo la gestión diaria de las oficinas andaluzas del Inem?

Respuesta. Creo que sí se empieza a notar el cambio de mentalidad que intentamos. Las oficinas del Inem son puramente administrativas, han fundamentado su trabajo en pagar prestaciones [por desempleo]. Son entes paquidérmicos y anquilosados. El Servicio Andaluz de Empleo debe ser un instrumento útil para dar un giro a la forma de gestionar el empleo.

P. Y para lograr ese giro, ¿habrá que esperar mucho?

R. En lo que son las oficinas, necesitamos construir nuestro propio instrumento. Y también un instrumento informático, que estará en noviembre. A partir de ahí comenzaremos con nuestro modelo de intermediación, que aún depende exclusivamente del Inem. Desde junio, nos estamos reuniendo con los directores de oficina para trasladarles qué queremos que sea el Servicio Andaluz de Empleo, qué queremos de esos trabajadores que hoy ya son nuestros y cómo queremos que funcionen en red con el resto de los entes de la Consejería que se dedican al empleo.

P. ¿Cuándo se sabrá cómo funcionará en la práctica el SAE?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Cuando empiece a llegarnos el dinero, porque todavía no hemos recibido ni un duro. Ahora estamos estudiando el estado de las oficinas. Y a partir de eso vamos a acometer el proyecto de instalar la imagen de la oficina-tipo del SAE. La implantación total se completará en un periodo de tres años. Y eso con el dinero que nos transfiere el Inem es imposible: la remodelación que queremos nos costará 18 millones y nos transfieren 6,6 millones, lo demás tendremos que ponerlo nosotros.

P. ¿Cuándo abrirán oficinas ya integradas en el SAE?

R. Hasta enero realmente no tenemos la transferencia. No tenemos los recursos económicos necesarios para hacer las cosas. La idea sería que a 1 de enero de 2004 tendremos oficinas con la nueva imagen situadas en distintos ámbitos de Andalucía.

P. Las mayores críticas al Inem se centran en su escasa capacidad para encontrar empleos.

R. En la intermediación nos jugamos el futuro del SAE, debe ser el eje sobre el que pivote toda la política de empleo de Andalucía. Del SAE colgarán una serie de políticas instrumentales como las que se engloban en la dirección general de formación o en la dirección general de fomento de empleo. Si hacemos un símil futbolístico, necesitamos un medio centro y para eso hemos creado la dirección general de intermediación. Que va a tener además a su disposición las tres redes: la de oficinas [192] del SAE, la red de unidades [113] territoriales de empleo y desarrollo tecnológico y la red Orienta [170]. Si logramos integrar esas redes cubrimos toda Andalucía. Siempre con un trato personalizado, que estará a cargo de los trabajadores de las oficinas del SAE.

P. El Inem gestiona el 10% de las colocaciones en el mercado laboral, ¿su objetivo?

R. Si a lo largo del año que viene, con los datos del Inem.... ¡los datos no los tenemos aún! Bueno, si eso datos vienen, para no ser muy agresivos digo que vamos a incrementar, pero la idea final es totalizar la intermediación, intentar el 100%.

P. De los 253 millones previstos por el Gobierno este año para políticas activas en Andalucía, ¿qué proporción ha repartido ya Madrid antes del traspaso?

R. Depende de los programas, pero los más notables en fondos, los que hacen referencia a casas de ofico, escuelas-taller o talleres de empleo, están casi totalmente repartidos. Días antes de la transferencia el Gobierno repartió el 80% de las grandes políticas municipales y todas las acciones se ponen en marcha antes de las elecciones.

P. ¿Y no lo denunciaron?

R. Nos comprometimos a ser honestos y evitar la bronca política para buscar la mejor transferencia posible.

P. ¿Cúando decidirá la Junta la asignación de todos los fondos a escuelas-taller?

R. En 2003, el 85% ya está en la calle, falta el 15%. Quedamos en que para ese reparto nos reuniríamos en septiembre. En 2004 vamos a repartir poquito. No estaremos limpios hasta 2006, hasta entonces vamos a sufrir las consecuencias de una transferencia en mayo, porque en 2005 aún quedarán los programas bianuales.

P. El Gobierno ha primado a los municipios del PP en ese reparto, ¿no hará lo mismo la Junta con los pueblos del PSOE?

R. Se hará un reparto en función de proyectos, no en función de color político. Hay un enorme clientelismo. Pero vamos a cambiar eso.

P. ¿Qué esfuerzo presupuestario asumirá la Junta?

R. El esfuerzo que hace la Junta en políticas de empleo es ya fuerte, pero habrá que incrementarlo. El borrador de Presupuesto para el año que viene que presentaremos a la Consejería de Hacienda es de 800 millones de euros, lo que es ya un salto muy fuerte, el año pasado planteabamos 720. Y los fondos que asigna el Inem no varían de año a año, sería un esfuerzo a costa del presupuesto de la Junta.

"La renta agraria puede meternos en problemas"

P. ¿La Junta tiene alguna expectativa de participar en la gestión del PER?

R. No, ninguna expectativa. Es una política activa de empleo y por tanto debía haber sido incluido en el traspaso. Pero al final tuvimos que claudicar y punto.

P. ¿Y eso no producirá alguna distorsión en la gestión?

R. No necesariamente. Y eso que los convenios que nos ofrece el Gobierno para garantizar el pago de prestaciones [que seguirá haciendo el Inem] son leoninos. A veces dan ganas de dar un pasito atrás. Y poner en la oficina una puerta para el Inem y otra para el SAE. Pero bueno, al final nos debemos a los ciudadanos. Sobre la trasferencia del PER, ya nos dijeron en una reunión que uno traspasa lo que quiere traspasar y como no querían, no lo traspasaron.

P. ¿Como afectará la obligación de dar prioridad en políticas activas a los perceptores de la renta agraria?

R. Manejamos previsiones de 40.000 perceptores de renta agraria. En junio, de una forma oficiosa, se nos dijo que había unos 5.000 solicitantes. Si los números llegan a los 40.000 puede meternos en problemas, si se quedan en 5.000 podremos hacerlo.

P. ¿Y no prevén más fondos del Gobierno?

R. Para nada. El dinero es el que hay.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS