Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces para la Democracia cree que el cese de Villarejo es una depuración política

Jueces para la Democracia (JpD) denunció ayer los "criterios puramente sectarios" con que el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, "a impulsos del Gobierno" pretende una "auténtica depuración política" con el fiscal jefe Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, y otros "fiscales incómodos para el poder, porque no miran para otro lado cuando observan un asunto que puede tener relevancia penal".

La dirección de JpD asegura que la propuesta de Cardenal de suprimir esa fiscalía "responde sólo a una directriz partidista que se ha marcado desde el PP: en España, bajo su gobierno, no hay corrupción", pese a que la crisis de la Comunidad de Madrid evidencia que "responsables políticos, algunos pertenecientes al partido gobernante, han incurrido en prácticas dignas, cuando menos, de investigación".

Por su parte, Antonio Camacho, portavoz de la Unión Progresista de Fiscales, vinculó el relevo de Villarejo con que "el Gobierno tiene miedo de su capacidad profesional probada" y recordó que actuó en asuntos que afectaron al PSOE, como "los casos Roldán, AVE y escuchas del Cesid, entre otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 2003