Philippe Starck muestra en el FAD una nueva gama de relojes

"Le importa un pito el diseño. Él ama a la gente, no los objetos". Así definió Juli Capella, presidente del Foment de les Arts Decoratives (FAD), a Philippe Starck en su presencia. El perfil no iba del todo desencaminado ya que cuando el célebre diseñador tomó la palabra para presentar los relojes despertador de la colección de tiempo cronológico y tiempo meteorológico, centró la anécdota que le llevó a la creación de estos objetos en una situación plenamente humana. "Recuerdo que en una celebración con mucha gente vi avanzar unos ojos hacia mí. La seducción fue inmediata. Pasé la noche con aquella chica. Cuando me desperté me encontré con que en toda la casa había relojes, termómetros y barómetros. Y así me fui dando cuenta de que sucedía lo mismo en todas las casas". Esta constatación le llevó a la idea de integrar en un solo reloj un medidor de presión atmosférica, un termómetro, un reloj, un calendario y un indicador de las fases de la Luna. "La Luna influye mucho en nosotros y en la propia Tierra debido a la fuerza de atracción que ejerce", explicó. En este sentido, Starck destacó la importancia que tienen los objetos para comprender la realidad. "He diseñado esta colección para ayudarnos a entender los grandes elementos que rigen el mundo. Entender el universo es la clave para entendernos a nosotros mismos", dijo.

Estos relojes, editados por la firma Oregon Scientific, se presentan hasta el próximo día 14 en la sala de exposiciones del FAD. Luis Arroyo, director de la empresa editora, explica que el reloj de Starck incorpora conceptos que hasta hora eran exclusivos de la moda. Entre los paralelismos entre el reloj y una prenda de vestir que enumeró se encuentran su gama de colores y sus diferentes tallas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50