Once partidos se reparten 500 millones de dólares

Los 11 partidos mexicanos recibieron 500 millones de dólares para sufragar sus gastos electorales, en cumplimiento de una reforma cuyo saludable objetivo es impedir el blanqueo de dinero y la intromisión de capital extranjero, fundamentalmente de Estados Unidos, en las campañas. "Creo que eso se ha evitado, pero ha producido un efecto perverso. Los partidos son ahora fuentes de usufructo de esos recursos públicos", señala Carlos Gallegos, profesor de Análisis de Coyuntura Política de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Son 500 millones de dólares. Es inconcebible. Cuando en el país más grande cuesta 50 millones de dólares", dice Gallego. Las disputas y la corrupción por esos recursos dentro de los partidos son enormes, señala, "porque, además, te los tienes que gastar. Casi todos se dedican a la mercadotecnia y quedan fuera las propuestas. Aunque te dediques a este oficio de pensar la política, casi es mejor abstenerse. ¿Por qué proyecto votas?".

El gobernante Partido de Acción Nacional (PAN) recibió 128 millones de dólares; el Partido Revolucionario Institucional (PRI), 142 millones, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), 56,5 millones. Los demás partidos reciben el resto.

Una fortuna con un problema de fondo: la ausencia de un proyecto nacional, "o mejor dicho, de una manera de hacer compatibles los muchos proyectos de nación", según precisa el columnista Mauricio Rosell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50