Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada a seis años de cárcel la dueña de la fábrica donde se detectó el 'síndrome Ardystil'

El síndrome Ardystil ya tiene sentencia. Once años después de la primera muerte por esta afección pulmonar, la Audiencia de Alicante ha condenado a ocho procesados. La principal pena, de seis años de cárcel por los delitos de imprudencia temeraria y contra la seguridad de los trabajadores, recae sobre la dueña de la fábrica Ardystil, Juana Llácer. En su empresa, donde se incumplía "groseramente el deber de cuidado" de los empleados, fallecieron 5 operarios y otros 22, sin las debidas protecciones, resultaron afectados por la inhalación de productos químicos empleados en la estampación textil.

También ha sido condenado un inspector de Trabajo (seis meses de cárcel) por su inhibición en las inspecciones. Esta condena convierte a la Generalitat en responsable civil subsidiaria. Las indemnizaciones, por muerte y secuelas, superan los cuatro millones de euros. Otros seis empresarios han sido castigados con multas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2003