Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Un querellado que invirtió 60 millones rechaza las acusaciones

Juan Benigno Alarcón, uno de los querellados por la Fiscalía de Madrid en relación con la supuesta trama inmobiliaria de Alcorcón, admite que invirtió, a través de sus sociedades, unos 60 millones de euros (10.000 millones de pesetas) en la compra de terrenos rústicos en el llamado Ensanche Norte de Alcorcón. Tales terrenos luego fueron recalificados como urbanizables por el Ayuntamiento y, según la fiscalía, casi multiplicaron por diez su valor. En la querella de la fiscalía se pone en cuestión la procedencia legal del dinero invertido.

Alarcón aseguró a EL PAÍS que el origen de ese dinero está muy claro: "Dispongo de documentación fehaciente que acredita que ese dinero procede de distintos créditos hipotecarios del Banco Popular, que, además, recientemente han sido renovados".

Alarcón niega que haya gozado de información privilegiada para hacer la inversión y que él forme parte de la supuesta trama urbanística a la que alude la fiscalía en su querella. Recuerda que la idea de recalificar los terrenos del Ensanche Norte fue expuesta hace años por el entonces alcalde socialista Enrique Cascallana, quien, tras una legislatura en la oposición, ha logrado la alcaldía en los pasados comicios municipales. "Compramos ahí porque imaginamos que se iban a recalificar", señala. Alarcón elogia al ex alcalde Pablo Zúñiga, del PP, que perdió las últimas elecciones: "Él y Fernando Díaz [ex concejal de Urbanismo] han tenido la valentía de recalificar 17 millones de metros cuadrados de suelo en Alcorcón con el único objetivo de que baje el precio del suelo, tal y como se ha podido comprobar".

Toda la operación urbanística fue paralizada por la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP. A juicio de Alarcón, los que hablan de una trama urbanística en Alcorcón, lo único que van a conseguir es que "se dejen de hacer 22.000 viviendas de protección oficial" en este municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2003