El volumen de las hipotecas se dispara un 30% por los altos precios y los bajos tipos

El Banco de España advierte a las entidades financieras de que la morosidad acabará por aparecer

La burbuja inmobiliaria sigue creciendo. En los tres primeros meses del año, el importe de los créditos hipotecarios aumentó un 29,31% respecto al mismo periodo de 2002, mientras que el número de fincas urbanas hipotecadas se incrementó un 16,8%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Durante todo 2002, los créditos crecieron a un ritmo alto (21,2%), aunque inferior al actual. La combinación explosiva de unos tipos de interés bajos y unos precios al alza explica el fenómeno. El Banco de España advirtió ayer de que la morosidad, ahora en niveles históricamente bajos, acabará por aparecer.

Los datos del INE confirman que la burbuja inmobiliaria no sólo existe, sino que crece de forma acelerada. En el mes de marzo, el crecimiento del importe medio de los créditos hipotecarios (13,5% respecto al mismo mes de 2002) superó en más de dos puntos al registrado un mes antes (11,39%). La misma tendencia se observa en el número de fincas hipotecadas. En marzo se hipotecaron 73.171 fincas rústicas y urbanas, un 25,4% más que en el mismo mes de 2002. La tasa de crecimiento duplica a la registrada un mes antes, que fue del 12,2%.

La aceleración en las tasas de crecimiento se observa también si se tiene en cuenta que durante todo el año 2002 el capital prestado para hipotecas se incrementó un 21,2% respecto a 2001 (29,31% en el primer trimestre de 2003), mientras que el número de fincas urbanas hipotecadas aumentó en el mismo periodo un 9,3% (16,8% hasta marzo de este año).

La mayor parte de las hipotecas, tres cuartas partes, corresponden, según los datos del mes de marzo, a viviendas ya construidas (51.514) y las entidades más activas en la concesión de hipotecas siguen siendo las cajas de ahorro. Estas entidades concedieron en marzo 4.322 millones en préstamos hipotecarios frente a los 2.921 millones que prestaron los bancos.

Por comunidades autónomas, Baleares y Cataluña son las que concentran mayor número de fincas hipotecadas por cada 100.000 habitantes (292,2 y 249,1, respectivamente). Por capital prestado y habitante, Baleares y La Rioja ocupan los primeros puestos, con 352,4 y 285,5 euros, respectivamente. En el extremo opuesto, Extremadura es la comunidad con menor número de fincas hipotecadas por cada 100.000 habitantes y la que tiene menor cantidad de capital prestado (120 fincas y 77,1 euros, respectivamente).

El crecimiento de los créditos hipotecarios provocó ayer una nueva advertencia del Banco de España a las entidades financieras. El subgobernador de la entidad, Gonzalo Gil, afirmó en Santander que la morosidad en el crédito, que todavía no ha aparecido, "es un dogma que aparecerá". "Nuestro papel es aconsejar una cierta moderación [en la concesión de créditos]", dijo el subgobernador, quien se mostró preocupado ante la posibilidad de que los créditos se sitúen en unos niveles "insostenibles" si no están de acuerdo con el resto de la marcha de la economía.

El ex gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, expresó en una conferencia en Bilbao su confianza en que el sistema económico "aguante" el fuerte endeudamiento inmobiliario y en que "el aterrizaje no sea violento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de junio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50