Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aerolínea Swiss eliminará 3.000 empleos y un tercio de su flota

La compañía aérea nacional de Suiza, Swiss, ha anunciado la eliminación de 3.000 puestos de trabajo, un 31,3% del total de su plantilla de 9.400 personas. Además va a retirar de la circulación 34 aviones de sus servicios al público, lo que reducirá en un 35% el número de desplazamientos. Según André Dosé, director de Swiss, las medidas van a permitir un ahorro de unos 1.000 millones de euros, dinero que necesita la empresa para sanearse urgentemente.

Hace año y medio, cuando desapareció Swissair, el Gobierno federal helvético desembolsó 1.500 millones de euros para fundar esta nueva compañía, Swiss. Entonces se pidió dinero a los gobiernos de los Estados (comunidades autónomas) y de los municipios para darle impulso al nuevo holding y se hizo campaña a favor de esa acción argumentando que, si no se desbloqueaban esos fondos, se iban a perder muchos empleos.

Hoy, la decepción es mayúscula porque que se perdieron 1.000 empleos más en el transcurso de los primeros meses de vida de Swiss (que registró pérdidas hasta por 750 millones de euros en 2002) y ahora se destruyen 3.000 puestos de trabajo más.

Sin embargo, los directivos de la empresa sostienen que el plan de reestructuración, aunque es doloroso, "es completamente realista". Piensan que les va a ayudar a resolver sus problemas de liquidez y a reestablecer la confianza entre la población, que quiere medidas de adelgazamiento.

Las decisiones anunciadas por la compañía han causado un verdadero "choque emocional", tal como ha reconocido el ministro de Economía, Joseph Deiss, quien precisó que el Gobierno federal helvético no va a participar en el plan social destinado a indemnizar a los futuros desempleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2003