Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las circunstancias políticas favorecen la convivencia de varios festivales de jazz en la sierra de Madrid

Llega el verano y la Comunidad de Madrid se llena de festivales de jazz (en realidad, son eventos eclécticos en su contenido musical). Alguno tiende hacia lo pintoresco: el de Boadilla anuncia como atracción principal la presencia de Naim Thomas -uno de los concursantes de Operación Triunfo- en funciones de presentador. En la sierra norte, el prestigioso Galapajazz ha cambiado de equipo y se ha partido en dos. Para explicarlo, hay que retroceder al 25 de mayo: las elecciones municipales dieron en Galapagar la mayoría absoluta al PP, partido que siempre se había mostrado muy crítico con el festival. El fundador y responsable de Galapajazz, el periodista Luis Lapuente, temió por el futuro de la IV edición y aceptó la oferta de la cercana localidad de Collado Villalba, gobernada por los socialistas, para trasladar allí la mayor parte del cartel previsto para Galapagar.

Así ha nacido Vía Jazz, que en su primera edición cuenta con una programación tan ecléctica como impresionante, con entradas entre 18 y 20 euros. Se abre (martes 1 de julio) con una noche brasileña, integrada por el gran Jorge Ben y el Trío Mocotó. El 2 junta un espectáculo de homenaje a un histórico del soul sureño, The Rufus Thomas Tribute, protagonizado por Carla Thomas y otros hijos del difunto Rufus, con The Roots, el grupo vocal-instrumental que marca tendencias en el hip-hop. El día 3 tiene color hispano y latino: la banda del baterista Horacio, El Negro, Hernández y el estreno de La Fábrica de Tonadas, donde Santiago Auserón reinventa temas clásicos del pop español, incluyendo piezas de Radio Futura, con primeras espadas del jazz nacional (Jorge Pardo, Chano Domínguez, Javier Colina y otros). El viernes 4 también cuenta con un debut histórico: la primera actuación en España del gigantesco Solomon Burke, un soulman que está viviendo un momento dulce y que comparte escenario con los Rhythm Kings de Bill Wyman (el ex bajista de los Rolling Stones ha aceptado reducir su caché para tocar con él). Vía Jazz se cierra el sábado 5 con el cuarteto de John Abercrombie, más Incógnito, el apreciado grupo bitánico de jazz-funk. Collado Villalba también contará con la música callejera de la Smitty D's Brass Band.

Al saber los actuales responsables del Ayuntamiento de Galapagar que Lapuente desplazaba "su" festival hasta Collado Villalba, decidieron que Galapajazz debía continuar, sin reparar en gastos. Así, en cuestión de días, han montado un nuevo cartel abreviado; el cuarto Galapajazz se desarrolla entre el 4 y el 6 de julio, con entradas que van de 20 a 35 euros. Se inaugura con el guitarrista flamenco Vicente Amigo y la pareja formada por el pianista Bebo Valdés y el cantaor Diego El Cigala. Para el sábado 5, se cuenta con Milton Nascimento, Joshua Redman y la cantante africana Malia. La despedida corre a cargo de Diana Krall, más Beady Bell.

Las circunstancias políticas han logrado lo impensable: en 2003, durante la primera semana de julio, Collado Villalba y Galapagar cuentan con una programación que empequeñece la oferta de la capital del reino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003