Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Parlamento vasco se defiende con un dictamen de Cardenal y dice que mantendrá su criterio

La noticia de la querella de la fiscalía contra el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, sorprendió a la Cámara vasca reunida en un pleno, que incluyó un nuevo intento infructuoso del PP para que se retirara el uso de la palabra al "inexistente" grupo de la antigua Batasuna. Al término de la sesión, Atutxa realizó una breve comparecencia en la que se declaró perplejo y anunció que seguirá manteniendo los criterios que han guiado su actuación "pese a quien pese". Los resumió en tres: el reglamento de la Cámara, sus mayorías, reflejo de la voluntad "del pueblo en el que creo", dijo, y su propia conciencia.

Atutxa se defendió con la lectura de varios párrafos de un dictamen del fiscal general, Jesús Cardenal, el 28 de noviembre pasado, en el que sostenía que la suspensión judicial de HB-EH-Batasuna no implicaba la de los grupos parlamentarios pues esta última exige una decisión propia de cada Cámara, adoptada en el marco de los reglamentos, en los que reconocía que no existe previsión al respecto.

Atutxa recordó que Cardenal sostuvo entonces que la Ley de Partidos, al regular en el artículo 10 la suspensión judicial, no la extiende a los grupos parlamentarios, "porque el propio legislador reconoce que estamos en presencia de dos realidades jurídicas diferentes". El fiscal general negaba también la posibilidad de imputar intención de no cumplir los mandatos judiciales, en aquella fecha los del juez Baltasar Garzón, a quienes aducen su imposibilidad de hacerlo.

"He aquí cómo han cambiado las cosas desde noviembre, que ese mismo fiscal general imputa hoy desobediencia a tres miembros de la Mesa. Comprenderán mi perplejidad", dijo. Los también imputados Gorka Knörr (EA) y Kontxi Bilbao (IU) se preguntaron por qué el fiscal general no ha incluido al PSE en su querella y su representante, Manuel Huertas, al recordar que su partido estuvo siempre a favor de la disolución. Bilbao declaró haber actuado desde "la buena fe y la convicción" y declaró: "Cuestiono que la judicatura esté actuando desde la profesionalidad y separación de poderes y no al dictado del PP". EA propondrá al PNV convocar una manifestación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de junio de 2003