'Juana de Arco', de Honegger, se presenta en el Festival de Granada

Aitana Sánchez-Gijón y Darío Grandinetti encarnan a los personajes principales

El Festival Internacional de Música y Danza estrena esta noche en Granada una nueva versión del oratorio de Arthur Honegger Juana de Arco en la hoguera, dirección escénica de Danielle Abbado y la participación de los actores Aitana Sánchez-Gijón y Darío Grandinetti. En el montaje intervienen la Orquesta Ciudad de Granada, dirigida por Josep Pons y los cantantes Anna-Kristtina Kaapola, Itxaro Metnxka y José Manuel Zapata.

Juana de Arco en la hoguera, escrita por Honegger poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania estaba ya bajo el dominio de los nazis, es, según explicó ayer el director del certamen, Enrique Gámez, un alegato "contra el abuso del poder y el totalitarismo". "Trata de cómo caen los seres que luchan por la justicia".

Definida por su propio autor como un Oratorio dramático en un prólogo y once escenas, la obra recurre a un argumento medieval (las últimas horas de Juana de Arco) para contar una historia moderna en la que se buscan los paralelismos entre la invasión de Francia por Inglaterra en el siglo XV y la invasión nazi. De ahí que Honegger recurriera a una orquestación nada frecuente y muy moderna para su época, en donde las trompas eran sustituidas por saxos, se empleaban las Ondas Martenot y se utilizaban pasajes jazzísticos.

También decidió que la historia fuera contada por actorres, que simbolizan a los personajes reales, y cantantes, que simbolizan a los personajes celestiales. La mezcla en su conjunto entre orquesta, actores, cantantes, además del Coro de la Generalitat de Valencia y varios niños del Coro de la Presentación de Granada hace que sobre el escenario llegue a haber casi doscientas personas.

La actriz Aitana Sánchez-Gijón se mostró ayer entusiasmada con el proyecto. "Nunca había participado en algo en lo que la música fuera la protagonista absoluta", dijo. "Para mí es una experiencia absolutamente nueva en la que tengo que dejarme llevar por lo que la música sugiera".

Con ella coincidió Darío Grandinetti. "Como actores", dijo, "estamos aprendiendo muchísimo, estamos creciendo. Me ha sorprendido muchísimo la capacidad didáctica de Josep Pons".

Analfabeta

Sánchez-Gijón insistió mucho en la calidad excepcional del personaje de Juana de Arco, una adolescente analfabeta de 17 años que creyó oir en su cabeza voces de santos que la conminaban a hablar con el Delfín de Francia para hacer frente a la invasión inglesa. En dos años lideró un ejército y venció a los ingleses. Sin embargo fue traicionada cuando comenzó a tener demasiado poder y condenada por hereje. Murió quemada en la hoguera.

"Creo que es una de las mujeres más extraordinarias de la Historia", dijo Sánchez-Gijón. "Una mujer que pasa de ser analfabeta a convertirse en un personaje heroico".

Daniele Abbado, hijo de Claudio Abbado, es el director de escena de la obra. El montaje, una co-producción entre el festival de Granada y el Teatro Massimo de Palermo, con el patrocinio de la Caja General de Ahorros de Granada, ha sido modificado expresamente para adaptarse a la estructura del Palacio de Carlos V. También se realizó un casting en Granada para seleccionar actores locales que hicieran los papeles secundarios.

Para el director de la Orquesta Ciudad de Granada, Juana de Arco en la hoguera "nace como un canto a la libertad. Es una obra hecha a través de la diversidad y abarca desde el canto gregoriano medieval hasta el music-hall. Y todo, sin embargo, con una gran unidad. Honegger decía que quería que esta partitura llegara al hombre de a pie, y también que sedujera al músico".

Juana de Arco en la hoguera se exhibió una única vez en España en 1954, en el Gran Teatre Liceu de Barcelona, protagonizado por la actriz Ingrid Bergman.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción