Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alpujarra reconoce a Chris Stewart, escritor y músico de Génesis

El centro cultural La Manzanilla entrega su premio honorífico

El escritor Chris Stewart, ex batería del grupo Génesis, que vive retirado desde hace años en un cortijo de la Alpujarra granadina, recibió ayer tarde el premio La Manzanilla, instituido por un centro cultural del mismo nombre radicado en Órgiva. El autor de Driving over lemons, libro en el que narra sus experiencias alpujarreñas, recibió el grabado que simboliza el galardón de manos de Manuel Gallegos, el pastor que fue juzgado, y absuelto, por arrancar 190 gramos de una variedad de manzanilla.

La entrega del galardón, que se celebró ayer en el teatro El Gallinero de Órgiva, contó con la presencia de un buen número de creadores aposentados en la Alpujarra, algunos de los cuales han presentado sus obras en la galería La Manzanilla que, aunque de apertura reciente, se ha convertido en un eje principal de los artistas extranjeros vinculados con Granada.

Chris Stewart recibió de Manuel Gallegos un grabado de Esperanza Campos que reproduce la misma planta de manzanilla por la que el pastor estuvo imputado judicialmente y amenazado de ingresar en prisión. Stewart prepara la traducción española de Driving over lemons, un volumen de viajes que ha aparecido en diferentes idiomas, y que se ha convertido en una suerte de invitación literaria que ha atraído, como hiciera Gerald Brenan en los años treinta, a bastantes extranjeros hacia la pintoresca comarca granadina.

El promotor del premio es Miguel Ruiz de Almodóvar, propietario de la galería de arte, abogado defensor de Manuel Gallego -que también esquiló en cierta ocasión las ovejas que Stewart tiene en su cortijo alpujarreño- y promotor de un eje cultural que incluye un museo y un cine donde hace poco se proyectó por primera vez en la Alpujarra Al sur de Granada, la película de Fernando Colomo. Ruiz de Almodóvar definió a Stewart como un escritor que, como hiciera Gerald Brenan, ha unido "la literatura con su modo de vida, haciendo auténtico y veraz todo lo que hace, dice o cuenta con esa naturalidad deliciosa que sólo tienen los hombres libres, los hombres independientes y verdaderos, los hombres sin prisa, acostumbrados a rumiar sus pensamientos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de junio de 2003