Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios convocan la primera huelga contra Lula

Río de Janeiro

El gran ejército de funcionarios públicos de Brasil, que goza en su mayoría de vetustos privilegios que no está dispuesto a perder, convocó ayer una huelga general de la categoría, que comenzará el 7 de julio por tiempo indeterminado. La huelga, que sería la primera contra el Gobierno progresista del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, pretende derrumbar el proyecto de ley presentado al Parlamento sobre la reforma de la Seguridad Social, considerada fundamental para llevar a cabo la llamada "transición brasileña", promulgada por el primer Gobierno de izquierdas del país.

La confederación de funcionarios públicos reúne 11 sindicatos y 850.000 trabajadores, incluyendo profesores de Universidad y de escuelas técnicas. Su propuesta es radical, ya que ni admite retoques al nuevo proyecto. Quieren que caiga. En la reunión en la que se decidió la huelga, los que intentaron convencer a los responsables de que era mejor intentar cambiar algunos puntos acabaron silbados y abucheados.

Lula ya había afirmado días atrás que "las cosas no eran tan fáciles como la gente pensaba", refiriéndose a las resistencias que está encontrando incluso dentro de su propio partido (PT) para aprobar las reformas que eliminen privilegios muy antiguos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2003