Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CONSTITUCIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS

El PSC venga la pérdida de Molins y arrebata a ICV la alcaldía de Sant Feliu

CiU vota por sorpresa a ERC en Berga y evita un alcalde socialista

ICV logró las alcaldías de Cerdanyola y Molins tras pactar con CiU y ERC. Los socialistas aceptaron la primera derrota, pero decidieron que la segunda exigía una respuesta y arrebataron a ICV la alcaldía de Sant Feliu de Llobregat. Hubo también sorpresa en Berga. CiU, para evitar un gobierno socialista, votó por sopresa a ERC, que se encontró con una alcaldía que ni esperaba ni deseaba, debido a que el partido vive una crisis aguda.

La disputa entre el PSC e ICV sobre el deber de respetar o no las listas más votadas llegó ayer hasta sus últimas consecuencias en el Baix Llobregat. El socialista Antonio Vázquez arrebató en Sant Feliu la alcaldía a ICV y a su líder, Àngel Merino, tras un pacto con CiU y ERC. Por primera vez el PSC gobernará en la capital de la comarca. El acuerdo llegó después de que, como ya se había anunciado, ICV consiguiera también mediante pactos las alcaldías de Molins de Rei y Esparreguera. En ambos casos había un empate de concejales y los socialistas tenían más votos.

Los plenos de Molins de Rei y de Sant Feliu fueron especialmente tensos. En Sant Feliu, la policía tuvo que proteger al nuevo gobierno de las iras de los militantes de ICV. En Molins, en las filas socialistas reinaban las caras largas y dos de sus concejales llegaron a verter lágrimas. La candidata del PSC, Carme Figueres, culpó a ICV de romper la unidad de las izquierdas y de preferir entregar durante dos años la alcaldía al candidato de Esquerra Republicana, Víctor Puntas, antes que darla al PSC. En los dos últimos años, el alcalde será el ecosocialista Ivan Arcas. Las diferencias también salieron a la luz, aunque sin graves consecuencias, en L'Hospitalet (Barcelonès) y Cornellà, donde los socialistas, pese a tener mayoría absoluta, habían contado en la última legislatura con el apoyo de ambos para gobernar. El PSC ha decidido no renovar el pacto.

- Esparreguera. Xavier Sitjà sigue como alcalde mediante un pacto con CiU y ERC ante la impotencia del PSC, que había obtenido más votos. En El Prat, Lluís Tejedor, de ICV-EUiA, mantendrá la alcaldía gracias a un pacto cerrado a última hora con los socialistas, la segunda fuerza en el Ayuntamiento. A los socialistas también les ha sido necesario pactar con ICV tras perder la mayoría absoluta en Sant Boi y Viladecans. Montserrat Gibert ha renovado en Sant Boi el pacto, ahora obligado, con los ecosocialistas. En Viladecans, el socialista Jaume Montfort continuará gobernando con ICV y prescinde de CiU.

- Berga. En Berga, los socialistas de Ramon Camps se habían impuesto el pasado 25 de mayo, pero los siete concejales que tenían y ser el grupo más votado no fue suficiente. CiUse propuso evitar que el PSC accediese al cargo y lo consiguió con una acción sorprendente: los seis concejales de la formación nacionalista votaron al candidato de ERC, Josep Xoy. Y él es el nuevo alcalde. El tercer partido por número de representación tiene la alcaldía de Berga; una formación con tres concejales y que debe solucionar una crisis interna y un retroceso electoral (por eso no accedió a pactar con ninguna otra formación) deberá gobernar una ciudad de 15.000 habitantes.

- Maresme. El Maresme cerró la jornada con un equilibrio de fuerzas. Aunque la formación más votada ha sido CiU, los pactos han convertido al PSC en el partido con más alcaldes en la comarca. Hasta 12 ediles socialistas fueron investidos ayer. CiU, con 10, se sitúa en el segundo lugar en número de alcaldías. La tercera formación es ERC, que se impone en Cabrera, Calella, Teià y Alella. Los independientes gobernarán Arenys de Munt, Argentona y Vilassar de Dalt.

Sólo en Canet de Mar fueron necesarias medidas de seguridad para evitar incidentes entre los 200 partidarios del PIC (Partit Independent de Canet) que se concentraron en la puerta del consistorio para protestar por el pacto entre el PSC, CiU y ERC. En Cabrils, donde se presentaron siete formaciones, la falta de acuerdo ha llevado al socialista Joaquim Colomer a la alcaldía de forma automática, al ser la fuerza más votada. El PSC ha llegado a un acuerdo con el PP en Sant Andreu de Llavaneres. En El Masnou, el pacto tripartito de izquierdas sitúa por primera vez a un candidato del PSC, Eduard Gisbert, en la alcaldía que ha ocupado ininterrumpidamente desde 1979 el histórico líder de CiU Josep Azuara.

Y una plaza tradicionalmente socialista, Premià de Mar, cambia también de color. Jaume Batlle (CiU) es el nuevo alcalde gracias al apoyo de ERC, su nuevo socio de gobierno, y de VIP (Veïns Independents de Premià), la formación independiente surgida a raíz del conflicto de la mezquita, que, sin entrar a formar parte de la coalición, ha votado a favor de la candidatura de CiU.

- Vallès. Los pactos de izquierdas en el Vallès Occidental son excepción. En tan sólo tres de los más de 20 municipios que configuran la comarca se han puesto de acuerdo las izquierdas.En Cerdanyola, Toni Morral, de ICV, ha arrebatado la alcaldía a los socialistas, que fueron la lista más votada y gobernaban desde 1979. Morral ha buscado el voto de CiU y ERC, con los que formará gobierno. En Terrassa y Ripollet el mandato socialista se prevé difícil. Pere Navarro, que no pudo revalidar la mayoría absoluta, ha recibido los votos de su propio partido y un voto misterioso que ha resultado ser de un concejal del PP.En Sabadell, el socialista Manuel Bustos ha dejado en el banco de la oposición a ICV-EA.

En la mayoría de las poblaciones del Vallès Oriental, en cambio, ha habido pactos. En Mollet, Montserrat Tura, del PSC, ha pactado con CiU. En Cardedeu, la alianza entre ERC, el PSC e ICV-EA ha arrebatado la alcaldía a CiU, la lista más votada. Lo mismo ha pasado en La Garriga, donde el pacto entre ERC y el PSC ha dejado en la oposición a la lista más votada, la de la federación nacionalista. Las izquierdas también han pactado en Caldes de Montbui y Granollers.

Han colaborado en esta información Glòria Ayuso, Enric Badia, Sílvia Marimon y Judith Vives.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de junio de 2003