Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DISOLUCIÓN DE SOZIALISTA ABERTZALEAK

La jefa de los 'comandos' de ETA tenía datos sobre 500 objetivos de la banda

La considerada jefa de comandos de ETA, Ainhoa García Montero, Laia, disponía, junto con Ibón Fernández Iradi, Súsper, de una caja de disquetes informáticos con datos muy elaborados sobre más de medio millar de objetivos de la banda terrorista para atentar. Entre esos objetivos figuran miembros de las Fuerzas de Seguridad, militares, empresarios y políticos, según informaron a Europa Press fuentes policiales francesas.

Los soportes informáticos fueron hallados en poder de Laia durante su detención el pasado 9 de mayo, cuando se disponía a abandonar el apartamento que ocupaba en el número 14 de la calle Pern, en Saintes, al norte de Burdeos, junto a otros tres presuntos terroristas que integraban un talde de reserva.

De hecho, la policía considera a uno de los tres hombres detenidos junto a Laia, y huido de la kale borroka, Aitor García, de 28 años, como responsable del talde de reserva que estaba en una fase de preparación muy avanzada para atentar con la información de que disponía la jefa de comandos Laia.

El acopio de información sobre objetivos por parte de los terroristas procede, según las mismas fuentes, de muy diversas vías, y su acumulación en poder de dirigentes etarras responde a la búsqueda de una mayor eficacia operativa para planificar atentados.

Las Fuerzas de Seguridad atribuyen a Laia instruir y transmitir órdenes a nuevos etarras para cometer cuatro atentados: contra el presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta; el director financiero de El Diario Vasco, Santiago Oleaga; el subcomisario de la Ertzaintza Mikel Uribe, los tres asesinados, contra el periodista Gorka Landáburu, que resultó mutilado.

Además, se le atribuye participar en la colocación, el 9 de enero de 2001, de un artefacto explosivo en el cementerio de Zarautz, con motivo del homenaje al concejal del PP asesinado por ETA Ignacio Iruretagoyena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003