Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ZARZUELA

Cosas del querer

Los aficionados a la zarzuela están de enhorabuena. Uno de los títulos más bellos de toda la historia del género -La rosa del azafrán- se representa de una manera primorosa en Madrid hasta el 13 de julio. Suena la música con garbo bajo la batuta de Miguel Roa, el coro tiene una de sus actuaciones más felices de los últimos tiempos y la historia se cuenta con una precisión ejemplar no exenta de una profunda y sutil melancolía.

Debuta en el terreno de la zarzuela Jaime Chávarri. Se nota que viene del mundo del cine en el tono y ritmo que imprime a la narración. Opta por el despojamiento, se vuelca en la dirección de actores, resalta los sentimientos cotidianos y las cosas del querer. El anuncio del estomacal Dandi que da la bienvenida a la República desde el telón de boca en el primer acto, felicita a las Fuerzas Nacionales en el segundo, mientras la casa del pueblo se transforma en estanco. Los cantantes-actores transmiten vida en todo momento. Las escenas secundarias, como las de los niños, son resueltas con gracia y agilidad. En el coro de las espigadoras, sobrio y hermoso escénicamente, se invita a cantar al público. La memoria de esta música es suya y así se integra aún más en una historia que no le es ajena. Emociona la propuesta de Chávarri y sus colaboradores -Ana Garay, Pedro Moreno- por la sencillez. Y por los detalles, desde el matizado lenguaje rural hasta la poética iluminación.

La rosa del azafrán

De Jacinto Guerrero, sobre texto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw. Dirección musical: Miguel Roa. Dirección de escena: Jaime Chávarri. Con Luis Cansino, María Rey-Joly, Carmen Gaviria, Carlos Crooke y Alicia Sánchez, entre otros. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Nueva producción. Teatro de La Zarzuela, 6 de junio.

Hay varios repartos. En el de la primera representación sobresalió Luis Cansino, que ya desde la popular romanza del sembrador mostró elegancia en el fraseo y carácter. María Rey-Joly dibuja bien teatralmente su personaje y canta con estilo y nobleza. Estupendos teatral y musicalmente Carmen Gaviria y Carlos Crooke, especialmente en el primer acto, y magistral Alicia Sánchez en el papel hablado de La Custodia. El amplio elenco canta y actúa, en líneas generales, muy satisfactoriamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003