Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta por la pérdida de uso del valenciano en Alicante

El Observatori de la Llengua pide que se incrementen las posibilidades de uso de la lengua

No hay datos oficiales, ni estudios fiables que diagnostiquen la situación del valenciano en Alicante. Sin embargo, tras ocho meses de reuniones con sociológos, lingüistas, filógogos y profesionales de otros ámbitos, el Observatori de la Llengua de la Universidad de Alicante cree necesario "incrementar las oportunidades de poder hablar en valenciano". Los expertos detectan que en los últimos años se ha incrementado el conocimiento de esta lengua, pero no su uso, con lo que "aumenta la sensación de Alicante como una ciudad en la que no se habla en valeciano".

La radiografía sociolingüística de la ciudad de Alicante es difusa, y apenas hay datos novedosos en los últimos años. Éste ha sido uno de los problemas que se ha puesto de manifiesto a los largo de las sesiones de debate y estudio del Observatori de la Llengua durante los últimos meses, en los que se pretendía "mejorar el conocimiento de la situación de valenciano en Alicante y en su comarca, tanto en el ámbito público como privado". El problema, según explicó ayer el catedrático de sociolingüística Brauli Montoya es que "no tenemos datos fiables, no hay encuestas sobre el uso de la lengua". El autor del libro Alacant: la llengua interrompuda, un completo trabajo sobre la situación del valenciano en la capital editado en 1996, lamentó la ausencia de informes oficiales, como los del Instituto Nacional de Estadística o el Institut Valencià de Estadística, la última actualización del censo o los estudios de Rafael Ninyoles que la Generalitat ha paralizado. "No tenemos ningún dato fiable, sólo podemos basarnos en impresiones", advirtió el profesor que tuvo que remontarse a las cifras del censo de 1991-hace más doce años- que indicaban que el 25% de los alicantinos sabía hablar valenciano, un 47% reconocía sólo entenderlo y un 28% no entendía la lengua autóctona.

Por su parte, el coordinador del Observatori de la Llengua, Josep Forcadell, cree que "el valenciano avanzará en Alicante si se incrementan las oportunidades de poder utilizarlo", y plantea a modo de conclusiones unas propuestas concretas que traslada a las administraciones. La primera medida es precisamente la elaboración de estudios en diferentes ámbitos para ampliar "los instrumentos científicos y actuar rigurosamente" en la normalización del valenciano, y aumentar los ámbitos de uso de la lengua. "En la actualidad la oferta cultural y de ocio en valenciano es muy reducida, y contrasta con la elevada competencia y conocimiento lingüístico de los hablantes". Según el grupo de expertos universitarios esta situación hace que el valenciano "quede reducido al ámbito familiar y que aumente la sensación de Alicante como ciudad en la que no se habla valenciano". Algunos datos novedosos que corroboran esta situación son, por ejemplo, los que facilitaron los responsables de la librería 80 Mundos de Alicante, que en el año 2002 vendió un 8% de los libros en valenciano. En la FNAC fue sólo un 2%.

En los cajeros automáticos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) sólo un 3,94% de los clientes escogieron la opción lingüística en valenciano en su tarjeta de crédito, y en Bancaixa la cifra es del 5% en Alicante capital, aunque se eleva al 9% en la provincia. De los clientes de Bancaixa sólo un 0,14% de los alicantinos solicitaron el año pasado recibir correspondencia bancaria en valenciano.

En el ámbito docente los informes aportados por el Observatori reflejan cómo 1.359 alumnos de infantil y primaria de centros públicos de Alicante estudian en Programas de Inmersión Lingüística, lo que significa sólo un 10% del total de matriculados. En los centros privados de Alicante sólo cuatro alumnos se acogen a estos programas, lo que arroja la cifra simbólica del 0,03% de los 13.732 alumnos matriculados.

La situación de la docencia en valenciano en la comarca de L'Alacantí cambia notablemente. Así por ejemplo en Aigües 29 alumnos, el 100% de los matriculados, están en programas de inmersión lingüística, en El Campello un 27% de los alumnos estudia en valenciano, en Mutxamel un 37%, en Sant Joan un 32%, en Sant Vicent del Raspeig un 10%, en La Torre de les Maçanes un 45% y en Xixona un 55%.

Entre las medidas que se plantean tras el primer curso del Observatori de la Llengua está la necesidad de que los ayuntamientos de Alicante y de la comarca apliquen planes de normalización lingüística, facilitar la colaboración entre las administraciones y las asociaciones de comerciantes, padres, sindicatos y escuelas, y trabajar para incrementar la oferta de actividades en valenciano.

Ferran Isabel, técnico de Normalització Lingüística en la Universidad, cree que es necesario aplicar "políticas que garanticen el incremento del uso de la lengua", y agradece que la Consejería de Educación extienda los programas de incorporación progresiva a los centros públicos y privados. Tambien destaca que, por primera vez, el colegio privado de los Agustinos de Alicante ofrezca una línea de inmersión lingüística en valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003