Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos apoyan al presidente del Parlament tras su agravio a la policía

Los partidos catalanes se esforzaron ayer en tratar de pasar página lo antes posible de la polémica provocada por el desliz del presidente del Parlamento de Cataluña, Joan Rigol, quien el jueves calificó en tono de broma de "animales" a la policía durante una conversación privada. Sólo el PP le instó a poner su cargo a disposición de la Cámara, si bien el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, restó trascendencia al "error". El director general de la Policía, Agustín Díaz, consideró que pedir disculpas es una "insuficiente reparación al agravio".

A Rigol le gusta aderezar los plenos del Parlamento con comentarios jocosos, pero la broma que gastó el jueves creyendo que el micrófono estaba cerrado le debió de congelar su habitual sonrisa. Cuando un diputado le preguntó si tocaba debatir un punto del orden del día referente a la protección de animales, Rigol (CiU) afirmó: "Ahora toca otro tipo de animales, las fuerzas y cuerpos de seguridad". E Higini Clotas (PSC), vicepresidente primero de la Cámara, apostilló: "Lo han sido mucho y todavía, a veces, lo continúan siendo".

Rigol expresó de inmediato "disculpas muy sentidas" por el comentario y se dirigió a las máximas instancias policiales para excusarse. Pero la tormenta no amainó: todos los sindicatos policiales le exigieron la dimisión.

Ayer, Rigol fue arropado por la mayoría de partidos catalanes, que quieren zanjar el asunto cuanto antes, al considerar que el traspiés es sólo "una anécdota". El PP consideró que el gesto de contrición de Rigol es insuficiente. El presidente del Grupo Parlamentario Popular, Alberto Fernández Díaz, exigió al presidente de la Cámara que ponga su cargo a disposición de la Mesa del Parlamento la próxima semana.

La delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas, calificó de "lamentables" los comentarios de Rigol y consideró que se trata de un episodio "muy grave". El Ministerio del Interior, a través de un comunicado, tachó de "gravemente injustos" y de "gratuita y frívolamente denigrantes" los comentarios del presidente del Parlamento catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003