Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Surgen tensiones entre los partidos por los pactos municipales

Las negociaciones entre los diversos partidos para conformar mayorías de gobierno en los ayuntamientos han empezado a generar tensiones. Las pretensiones de unos y otros chocan en muchos casos y provocan declaraciones que no hacen sino entorpecer aún más los posibles acuerdos. Es lo que ha sucedido entre Esquerra Unida y el Bloc. Los nacionalistas anunciaron ayer que anularán la reunión del lunes con EU si Ricardo Sixto, integrante de la comisión negociadora, no rectifica unas declaraciones en las que acusaba al Bloc de ser un "obstáculo" para cerrar pactos de progreso. Los socialistas se reunieron ayer con EU y el lunes lo harán con el Bloc. Están en juego muchas alcaldías, entre ellas algunas importantes, como Sagunto, Gandia, Alzira y Elda.

En la provincia de Castellón está prácticamente cerrado el acuerdo entre el PSPV y l'Entesa en La Vall d'Uixó, con la alcaldía para el socialista Josep Tur, que desbancaría al popular Vicent Aparici, informa Miguel Ángel Campos. También en Vilafranca habrá pacto entre ambas formaciones, y la alcaldía será para el socialista Óscar Tena, mientras que el Bloc y el PP quedarán en la oposición. El tercer municipio en el que hay un acuerdo casi cerrado es Benicàssim, donde el PP cederá la alcaldía a Manuel Llorca, de la Asociación de Residentes, para cerrar el paso al socialista Francesc Colomer, que fue el candidato más votado. También en Torreblanca parece cercano el acuerdo entre PSPV y Bloc, con el reparto de dos años de la alcaldía para cada uno, mientras que en Oropesa y Nules es probable que el PP gobierne en minoría. Quedan pendientes de acuerdo Vinaròs y Benicarló, donde la llave la tienen los independientes del PVI y el Bloc, respectivamente.

Punto muerto en Alzira

En la provincia de Valencia destacan los casos de Alzira y Ontinyent. En la capital de La Ribera, las negociaciones entre el PP y el Partit Socialdemócrata Independent de la Comunitat Valenciana (PSI-CV) se hallan en punto muerto. Los populares, con nueve concejales, necesitan a los tres del PSI para arrebatarles la alcaldía a los socialistas. La delegación de Fiestas, que reclaman ambas formaciones, es el principal obstáculo, informa Xavier Espanya.

Mientras, en Ontinyent no hay acuerdo entre el PSPV, EU y el Bloc y la alcaldía podría volver a la popular Lina Insa, informa Anna Pinter. Los tres partidos han gobernado el último año y medio tras presentar una moción de censura contra Insa. La agrupación local socialista se ha pronunciado en contra de cualquier posible acuerdo que suponga ceder la alcaldía.

Y en Alicante, la reelección del socialista Juan Pascual Azorín como alcalde de Elda depende de otra ciudad importante, Elche. Los socialistas están dispuestos a dar entrada a EU en la ciudad ilicitana, donde tienen mayoría absoluta, si en Elda reciben su apoyo para que siga Azorín. El PSPV tiene 11 concejales, el PP 10 y EU y UPE dos cada uno. EU no ha aceptado de momento la oferta de entrar en el gobierno, informa David Cerdán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003