Necrológica:

Vicente Tortajada, escritor sevillano

Vicente Tortajada, escritor y poeta sevillano, murió el pasado jueves en su casa de Sevilla a los 50 años.

Autor de media docena de títulos, traductor y asesor literario de la editorial Renacimiento, cultivó la denominada "poesía de la experiencia". Sílaba moral (1983) -Premio de Poesía Luis Cernuda-, Pabellones (1990) y Esplendor (1994) son algunas de las obras poéticas de este escritor que trabajó hasta el final. Le habían diagnosticado un cáncer hace una década y pasó los últimos años postrado en una silla de ruedas. El poeta, que estaba casado y tenía una hija de 15 años, fue incinerado ayer en el cementerio de San Fernando de Sevilla.

"Nunca perteneció a la feria de mercado que rodea a la poesía. El ánimo, el buen humor y la ironía le han ayudado siempre a vivir. La literatura como escalafón le interesó siempre muy poco", comentó ayer su amigo Abelardo Linares, responsable de la editorial y la revista Renacimiento.

Vicente Tortajada, que cuando era un niño contrajo la poliomielitis, se acostumbró a leer y observar durante esos primeros años en los que veía la vida desde el balcón de su casa de la Puerta de la Carne. Además de poesía, escribió una novela histórica, Flor de cananas (1999), y una recopilación de artículos periodísticos bajo el título Azahar y vitriolo (2002).

Ha sido uno de los principales asesores literarios de Renacimiento y dirigía la colección La Novela Pasional, dentro de la editorial sevillana. "Hemos publicado muchas novelas de principios del siglo XX que están firmadas con seudónimos, que Vicente mejoró y, en ocasiones casi rescribió, de forma magistral. Son obras de las que no conocemos a los autores, que normalmente eran negros literarios, como El delantero centro de Pili, de Alonso de Santillana, o American filme, de Ricardo Gómez de Osiel, la última en la que ha trabajado", explica Linares.

Vicente Tortajada, licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, trabajó en la Administración desempeñando el cargo de secretario en varios ayuntamientos de la provincia de Huelva y, posteriormente, en el Consistorio de Gelves (Sevilla).

"Ha tenido ilusión por seguir trabajando hasta el final. Estaba preparando una antología del poeta colombiano Luis Carlos López, un coetáneo de Rubén Darío, que no se ha publicado en España. Y está en imprenta un libro de relatos, Tradiciones sevillanas, en el que el tema se trata de una forma irreverente y corrosiva. Además de Vicente, colaboran en el volumen Pepe Serrallo y Juan Luis Romero Peche", comenta Abelardo Linares, para quien Vicente Tortajada dejará siempre la huella de su obra "personal, original y vigorosa".-

Vicente Tortajada.
Vicente Tortajada.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50