Crítica:FLAMENCO | Niño Josele
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Arte grande contra ruido de fondo (sur)

Niño Josele, el joven y virtuoso guitarrista de Almería elegido por el arte para subir los ochomiles del toque, presenta su nuevo disco con tres sesiones (jueves, viernes y sábado) en el Calle 54 de Madrid. La primera fue una rara mezcla de éxito y zancadillas, de triunfo a pesar de. Josele tocó con la sensibilidad, armonía y facilidad del que conoce todos los misterios de ese instrumento diabólico, y junto al trío que le acompañaba (Piraña, al cajón; Malaguita, al cante, y otro nuevo fenómeno cubano, Alain Pérez, al bajo) dio una lección de flamenco.

Fresca o profunda, lenta o arrolladora, clásica o moderna según convenga, esa guitarra no suena como una guitarra: suena como dos o tres. Josele se acuerda de sus maestros favoritos (Ramón Montoya, Sabicas, Paco de Lucía o Stockhausen...) y su toque mezcla inventiva, azúcar, buen gusto y pegada (a ratos, el cuarteto parecía una Big Band con duende).

Lo único malo fue que esa belleza tuvo que luchar a brazo partido contra diversos ruidos horrísonos. A los numerosos acoples de sonido se sumó el insufrible y habitual runrún del primer anfiteatro del fondo (sur), donde famosuelos, bellezas, vips y no tanto parlotean sin parar mientras los músicos tratan de hacerse oír. Algún codueño sensible debería exigir que el concepto "club de música-restaurante de moda" no consista necesariamente en zamparse la música. Ahora bien. Si van, pidan hamburguesa: no hay otra igual en el foro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción