Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALEARES | ELECCIONES 25M | Baleares y Comunidad de Madrid

Matas vence a la izquierda balear

El ex ministro del PP logra la mayoría absoluta por la caída de nacionalistas y progresistas en Ibiza, Mallorca y Formentera

El éxito en Baleares del PP y de su candidato, el ex ministro de Medio Ambiente y ex presidente Jaume Matas, que recuperan la mayoría absoluta en el Parlamento y se asientan en la alcaldía de Palma de Mallorca, evidencia un fracaso político más que simbólico. No ha funcionado en las urnas el acuerdo de exclusión del PP, integrado desde 1999 por hasta cinco partidos bajo el liderazgo del PSOE y que abarcaba el nacionalismo de centro, la izquierda y los ecologistas. Los socialistas mantienen el poder en el Consell de Menorca y en los ayuntamientos de Mahón e Ibiza. El PP gobernará en el Consell de Ibiza y Formentera

La clave del fiasco del multipartido apareció allí donde el Pacto Progresista nació y triunfó en las elecciones al Senado de 1995, en Ibiza y Formentera. El trampolín de la victoria de Matas está en la amplia derrota de las candidaturas progresistas unitarias que dominaban en Ibiza y Formentera, desde hace cuatro años dos circunscripciones distintas en las que el PP suma sendos diputados.

El PP, con casi un punto de crecimiento (logra dos diputados más, uno de ellos bajo la sigla AIPF, y alcanza 30 de 59), retoma su hegemonía tradicional en el archipiélago y, a la vez, cuestiona el futuro de este modelo de la alianza de la izquierda plural, resaltado como ejemplar durante la campaña por las direcciones del PSOE e IU, un experimento observado de cerca por el líder del PSC Pascual Maragall. Pero más allá de las miradas y análisis exteriores, con su éxito Matas podrá aplicar sin concesiones su programa alternativo, que es abiertamente de rechazo de las políticas proteccionistas del caído Pacto PSOE, IU Els Verds, PSM, apoyado por UM. Matas, según se ha comprometido en su programa, eliminará la polémica ecotasa, construirá autopistas, desaladoras, y abrirá la puerta a nuevos campos de golf y a más puertos de deportivos.

El PSOE, con el hasta ahora presidente Francesc Antich, sale del Gobierno pese a crecer dos puntos y sumar dos diputados. Este aumento tiene efectos estériles en Mallorca y Menorca: procede del resto de sus aliados, los nacionalistas del PSM y de IU-Els Verds.

Unió Mallorquina, de Maria Antonia Munar, que está en el poder desde 1979, no será bisagra en el Parlamento por primera vez en dos décadas, pero mantiene el fiel de la balanza en el Consell de Mallorca y en varios importantes ayuntamientos en los que parece factible un acuerdo local e insular con el PP. Jaume Matas afirmó que gobernará "sin rencor" y anticipó que espera pactar con UM cuestiones esenciales, pese a no necesitar sus votos.

La alianza de los neocomunistas y los ecologistas IU-Els Verds ha resistido en Mallorca, sin capitalizar en escaños las movilizaciones de protesta por el Prestige y la guerra de Irak, pero la aventura en solitario de Els Verds, en Ibiza y en Menorca, ha resultado un fracaso absoluto para esta opción. El líder ibicenco Joan Buades ha quedado castigado, sin escaño. La competencia verde ha tenido efectos fatales para Esquerra de Menorca, una IU innovadora que pierde por décimas su tradicional escaño. El incremento de participación electoral primó a los partidos mayores, PP y PSOE, y mermó el peso de las minorías.

El escaño más disputado

Mientras que los 7.000 electores de Formentera eligen un escaño, los 700.000 de Mallorca (que deberían elegir 100 si se siguiera una proporción exacta) sólo votan para repartir 33 escaños, debido a la compensación regulada en el Estatuto. Formentera elige un escaño frente a los 33 de Mallorca, 12 de Ibiza y 12 de Menorca. Y el escaño que otorga la mayoría del PP de Matas procede de la isla de Formentera y lo aporta la formación integrada en el partido, la Agrupación Popular Independiente de Formentera (APIF), con la que Josep Mayans logró 1.626 votos frente a los 1284 que logró el anterior diputado Santi Ferrer, de la Coalición de Organizaciones Progresistas (COP), impulsada en especial por el PSOE, independientes, Ezquerra Unida.

Ambas listas compitieron en 1999 y venció por casi 400 votos la izquierda. Sucedió cuando estalló el llamado el escándalo político y judicial del caso Formentera, la supuesta compra de votos de emigrantes en Argentina que fueron encaminados a la más pequeña demarcación política de Baleares y tradicionalmente determinante. Cargos del PP están implicados en el sumario aún sin cerrar del que el Tribunal Supremo exoneró al entonces ministro Matas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2003