Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | ANTÓN REIXA | MÚSICO

Rock esquimal

Con su grupo Os Resentidos grabó el disco Rock esquimal. Luego montó una empresa llamada Vídeo Esquimal. ¿Adivinan cuál ha sido el gran viaje de este artista polifacético, que acaba de dirigir la película El lápiz del carpintero? Groenlandia.

Si no logra conocer esquimales en vivo le da algo.

Llevaba años obsesionado por la cultura esquimal, hasta que en 1999 fui con un viaje organizado de trekking. Era agosto, cuando las temperaturas son más benignas: entre -5º y 0º C.

Voy a tener que confesarle mi ignorancia sobre el lugar. Déme coordenadas.

Aquello debe de ser un territorio cinco veces la península Ibérica, con sólo 50.000 habitantes. Son colonia danesa, pero empiezan a aflorar partidos autonomistas. Llegamos al aeropuerto de Narsarsuaq, ciudad que fue una base norteamericana y tiene su leyenda negra. Dicen que allí estuvo el hospital de heridos por armas químicas en la guerra de Corea.

Gran parte de su viaje fue en barco, ¿no?

Sí, hice una ruta en ballenero desde la costa sur hacia el norte, con paradas en poblados de casas prefabricadas y sin carretera que los comunique. Pero lo curioso es que había taxis que iban a toda velocidad de un extremo a otro del poblado.

¿Son así de poco convencionales para todo?

Sí. También son aficionados al juego. Lo que parecía ser un polideportivo era una sala de juegos, como un club social. Pero también se reúnen en locales con música en directo donde se bebe cerveza danesa.

Ahora me contará que se trajo discos de rock esquimal.

Pues sí.

¿Tuvo ocasión de hablar con algún habitante del lugar?

Mantuve una conversación con una pareja que sólo hablaba danés y groenlandés, pero más o menos nos entendimos. Además conocí al único español que reside allí. Un gallego que llegó a bordo de un transtlántico para turistas. Tocaba la trompeta en la orquesta y se enamoró de una groenlandesa. Allí se ha quedado a vivir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2003