Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | Las reclamaciones de los 'ertzainas'

Un alcalde del PNV aspira a la reelección pese a estar inhabilitado por prevaricar

El peneuvista Manuel Rivas, alcalde de Iruña de Oca (Álava), se presenta a la reelección a pesar de que el Juzgado de lo Penal número 1 de Vitoria le ha inhabilitado para ocupar un cargo público durante siete años. Tanto el propio alcalde como el presidente del PNV en Álava, Iñaki Gerenabarrena, se reafirmaron ayer en su candidatura a la alcaldía, y aseguraron que recurrirán la sentencia. Ésta no será firme hasta que no la ratifique la Audiencia Provincial.

El fallo, emitido a principios de abril, aunque no se ha conocido hasta esta semana, asegura que el alcalde cometió un delito de prevaricación (dictar una resolución injusta a sabiendas). Se refiere a unos hechos ocurridos en 1995, cuando Rivas compró una finca que incluía una caseta para aperos que carecía de permiso de edificación. Pidió al Ayuntamiento, gobernado entonces por los socialistas, una licencia de obras para legalizar la caseta. A finales de ese mismo mes, Rivas accedió al cargo de alcalde. Sin embargo, según entiende el juez, en lugar de resolver administrativamente el caso, "como el asunto le afectaba personalmente, omitió cualquier actuación al respecto, con la idea de que las infracciones prescribieran con el tiempo".

El acusado alegó ayer que entendía que, al no recibir respuesta, el asunto estaba solucionado. Rivas asegura tener "la conciencia tranquila" y sentirse "perseguido". El presidente del PNV en Álava aseguró que no es la primera vez que un alcalde nacionalista es víctima de "acosos extraños".

Manuel Rivas ha sido objeto de distintas denuncias en los últimos años por algunos vecinos del municipio. Le han acusado de irregularidades urbanísticas, lo cual también ha quedado constatado por el Tribunal Vasco de Cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 2003