Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los astronautas de la Soyuz niegan la acusación de haber causado la caída libre de la nave

Los astronautas estadounidenses Ken Bowersox y Don Pettit rechazaron ayer las acusaciones de funcionarios rusos de haber provocado por error la caída libre de la nave Soyuz, en la que regresaron a la Tierra el pasado domingo. Ante los medios de comunicación, los astronautas confirmaron que a bordo de la Soyuz hay dispositivos para optar por la caída libre, pero negaron haber activado por error esta variante. "El botón existe, pero permanece bloqueado, y nosotros estábamos debidamente instruidos" para no tocarlo, afirmó Bowersox.

Tras permanecer 161 días en la Estación Espacial Internacional (ISS), Bowersox, Pettit y su colega ruso Nikolai Budarin aterrizaron aparatosamente en la estepa kazaja a casi 500 kilómetros del punto previsto. Por razones desconocidas, el sistema automático que controlaba el descenso dejó de funcionar y la cápsula se precipitó hacia la Tierra en caída libre, en el llamado régimen balístico, el más duro para los tripulantes.

Budarin, que estuvo al mando de la Soyuz durante el regreso, confirmó las palabras de sus colegas norteamericanos. "Por ahora, es difícil sacar conclusiones. La tripulación no hizo ninguna operación que pudiera provocar el descenso de la cápsula en caída libre", dijo. El régimen automático se desconectó, según Budarin, un segundo después de entrar en la atmósfera. También comentó el astronauta ruso que había observado que estaba conectado durante el descenso el sistema Kurs, utilizado para el atraque a la ISS.

Yuri Semiónov, director de la corporación Energuia, fabricante de las Soyuz, había declarado tras el aterrizaje que uno de los astronautas estadounidenses había apretado un botón erróneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2003