_
_
_
_
OPEL MERIVA 1.6 16v. ENJOY | PRUEBA

El utilitario más práctico y flexible

Medidas compactas, interior amplio y muy flexible y precios casi de utilitario. El Opel Meriva es la versión monovolumen del Corsa y estrena nuevas soluciones prácticas que lo convierten en una buena alternativa como coche único para familias jóvenes.

El nuevo Opel se fabrica en Zaragoza y forma parte de una nueva generación de monovolúmenes compactos más pequeños. Miden apenas cuatro metros de largo y se sitúan por debajo de los modelos actuales de 4,20 metros (Renault Scénic, Citroën Picasso...). Pero mientras éstos comparten la mecánica de los familiares polivalentes (Mégane, Xsara...), los nuevos se basan en los utilitarios para ofrecer unos precios más asequibles y unas medidas más apropiadas para la ciudad. Y entre todos se esperan vender 800.000 unidades anuales en 2005.

Más información
Sólido y manejable

Línea sencilla y más altura

El Meriva es uno de los pioneros de esta nueva subcategoría de monovolúmenes. Aprovecha la mecánica del Corsa, pero se viste con un traje más desahogado que permite aprovechar mejor el espacio interior. Es un coche alto, aunque bien proporcionado y con una buena aerodinámca (CX: 0,32). El resultado es una imagen sencilla y armoniosa, pero sin ningún detalle que llame la atención. El frontal mantiene el estilo de Opel en los faros y la parrilla. Los trazos ascendentes del lateral siguen la tendencia de los utilitarios modernos e integran tres cristales para mejorar la visibilidad. Y la zaga, con mucha chapa y poco cristal, da sensación de solidez, pero resulta sosa y no está bien resuelta.

Interior innovador

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Lo importante del Meriva es que aporta un mayor sentido práctico que los utilitarios de su tamaño, y ésa es su principal baza comercial para conquistar a las familias jóvenes. Por una parte, tiene un interior más amplio y también más flexible. Y, por otra, es 18 centímetros más alto que el Corsa, lo que permite ir sentado en una posición más recta y aumenta el espacio para las piernas.

Todo esto, combinado con muchas soluciones interiores de los monovolúmenes, refuerza sus virtudes familiares. Así, las plazas delanteras son espaciosas, tienen unos asientos correctos y permiten plegar hacia delante el respaldo del pasajero para llevar bultos largos. Pero la principal innovación son las traseras, que incluyen una banqueta corrida de tres plazas fácilmente transformable en dos cómodas butacas individuales con apoyabrazos central. Además, se regulan en longitud y los respaldos en inclinación. Y como van situadas en una posición elevada (efecto anfiteatro) ofrecen más visibilidad y reducen los mareos.

Las soluciones prácticas se completan con un buen maletero y muchos huecos para objetos. Lleva bolsas laterales en las cuatro puertas, dos posavasos junto al freno de mano, otro debajo del apoyabrazos central y otros dos en el apoyabrazos trasero, portagafas... y hasta un cofre bajo el asiento del copiloto, un bolsillo para el móvil en el frontal de la banqueta... Y el diseño interior es moderno y atractivo, con materiales alegres y una calidad de acabado satisfactoria.

Tres motores y tres acabados

El Meriva se vende de momento con tres motores de gasolina: 1.6 (87 y 100 CV) y 1.8 16v. (125 CV). Están disponibles en tres acabados: Essentia, Enjoy y Cosmo. El primero incluye ya cuatro airbags, ABS, elevalunas delanteros eléctricos y cierre con mando. El otro añade el aire acondicionado, y el superior, las llantas de aleación y otros detalles. Además, en septiembre llegarán dos motores 1.7 turbodiésel de 75 y 100 CV.

Conclusión

El Meriva es un coche pequeño y muy bien dotado para la vida familiar. Tiene una línea equilibrada, un interior muy flexible y repleto de soluciones prácticas, y una buena mecánica. Y sobre todo unos precios ajustados que incluyen un buen equipo de serie. Un familiar básico muy práctico para familias jóvenes.

La base mecánica del Corsa, con una carrocería monovolumen. El Meriva tiene una línea equilibrada, pero no destaca por su atractivo. El frontal y las tres ventanillas laterales son sus notas distintivas.
La base mecánica del Corsa, con una carrocería monovolumen. El Meriva tiene una línea equilibrada, pero no destaca por su atractivo. El frontal y las tres ventanillas laterales son sus notas distintivas.CÉSAR LUCAS ABREU

- BUENA FLEXIBILIDAD INTERIOR

El salpicadero del Meriva es similar al del Corsa y tiene un diseño sencillo y ordenado. Destaca la consola central, muy moderna y con una decoración metalizada bastante aparente. Además, el interior ofrece muchos huecos y accesorios prácticos: mesas plegables en los respaldos, posavasos, redes, bolsillos...

Pero el aspecto más notorio del Meriva es la flexibilidad de las plazas traseras. Así, la banqueta corrida (segunda imagen de arriba abajo) se puede transformar fácilmente en dos butacas individuales (tercera imagen): sólo hay que empujar los laterales, primero hacia delante y después hacia el centro. Además, se regulan en longitud e inclinación, cada uno de forma independiente, y en el centro queda un apoyabrazos con dos posavasos.

El diseño de los respaldos deja todo el piso plano cuando se pliegan para facilitar la carga. El respaldo del copiloto se puede recoger hacia delante para llevar bultos grandes. El conjunto se completa con una zona compartimentada debajo del maletero, que tiene una capacidad destacable (de 350 a 1.410 litros).

La zaga no está bien resuelta estéticamente y tiene un aspecto muy pesado.

- ECONÓMICO Y MÁS COMPLETO

El Meriva es un coche pionero y apenas hay monovolúmenes de su tamaño. Sólo el Hyundai Matrix, que cuesta 500 euros más, y el Ford Fusion, que sale 400 euros más barato. Pero ninguno incluye de serie los airbags laterales, tienen un interior menos flexible y unas plazas traseras con menos combinaciones.

Entre el resto de los rivales, el nuevo Opel competirá también con las versiones básicas de los monovolúmenes compactos como el Scénic. Cuesta 1.000 euros menos que el Renault, aunque éste es un poco más grande e incluye dos airbags más. Otro rival teórico es el Fiat Multiplá, que mide lo mismo de largo. Sin embargo, cuesta casi 3.000 euros más y viene sólo con dos airbags . A cambio ofrece un interior más amplio con seis plazas independientes repartidas en tres filas y un maletero más amplio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_