Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euro se afianza en 1,12 dólares, su valor más alto en cuatro años

Las bolsas estadounidenses animan los mercados europeos, donde sólo bajó el Ibex 35

El euro se muestra firme con un cambio de 1,12 dólares que le sitúa en los niveles de febrero de 1999, el segundo mes de su existencia. Los malos datos de la economía estadounidense empujan a la moneda europea. Pero esta debilidad del dólar tiene su contrapunto en la mejora de las exportaciones y del beneficio empresarial. Así lo entendió Wall Street, que abrió al alza contagiando las ganancias al resto de plazas europeas, salvo la española, que cayó el 0,51%.

El dólar ofrece dos caras con distintas consecuencias para los mercados financieros. Su debilidad o, dicho de otra forma, la fortaleza del euro se asienta en los malos datos de la economía estadounidense. Ayer se conoció la tasa de paro de EE UU en abril, que subió dos décimas hasta el 6% con un aumento de 48.000 desempleados. Los sectores más afectados fueron la industria y los relacionados con el turismo. El sector industrial perdió 95.000 empleos en abril frente a los 43.000 de marzo pasado.

Un dato que se viene a sumar a los conocidos los últimos días y que indican la debilidad de la economía estadounidense: el índice de productividad del primer trimestre de 2003 y los pedidos del sector de la construcción de marzo permanecieron por debajo de las expectativas de los analistas.

Con ello, el euro se afianza en los 1,12 dólares que supone su nivel más elevado desde febrero de 1999, el segundo mes de su existencia como divisa financiera de la Unión Europea, aunque todavía fuese virtual. Así, históricamente, el cambio más elevado del euro se conoció en la jornada del 4 de enero de 1999 donde se cotizó a 1,18 dólares. El Banco Central Europeo fijó su cambio en 1,1131 dólares, aunque durante buena parte de la mañana cotizó por encima de este nivel. En las últimas cuatro semanas, el euro se ha apreciado casi un 4% respecto al dólar.

Una mejoría del euro que está alimentando la inversión extranjera de los estadounidenses en los mercados europeos que gozan, además, de unos tipos de interés más elevados. Por ejemplo, para un inversor de EE UU el mercado bursátil español ha ganado el 14,19% desde que comenzó el ejercicio, frente a un alza en euros del 6,95%.

Los expertos consideran que, aunque de forma lenta, el euro seguirá ganando posiciones frente a la divisa estadounidense. En su apuesta, consideran que se podrá situar en torno a los 1,2 dólares a final del ejercicio.

La otra cara de la moneda, es la de los efectos que un dólar débil y un euro fuerte tienen sobre el mundo de las empresas y, más concretamente, sobre sus resultados. Los inversores de Wall Street prefirieron ayer obviar el dato de desempleo y fijarse más en los beneficios que para las empresas estadounidenses ofrece un dólar bajo. Las empresas podrán exportar con mayor facilidad e incrementar de este modo sus ganancias, cuando la demanda interna no muestra la pujanza de pasados ejercicios.

Así, Wall Street abrió con alzas de importancia que a media sesión superaban el 1,2% en su índice Dow Jones y que alcanzaban el 1,56% en el mercado tecnológico Nasdaq. Esta positiva apertura de Wall Street contagió al resto de mercados europeos, donde la Bolsa española puso la nota bajista. El Ibex 35 perdió el 0,51%, mientras Londres ganaba el 1,87%, París el 0,32% y Francfort el 1,49%.

Mejoría final

Sin embargo, durante la mayor parte de la sesión predominaron las pérdidas en las plazas europeas. Además de que los retrocesos de la jornada del jueves -festiva en todas las bolsas salvo las anglosajonas- invitaban al descenso, la economía alemana ofreció un pésimo indicador con la caída del 3% en sus ventas al por menor.

La apertura de Wall Street fue, pues, providencial para cambiar el signo de los indicadores europeos. Un cambio de tendencia facilitado por el escaso volumen de contratación, tras la víspera festiva que lleva a muchos inversores a estar de vacaciones y, por tanto, no operativos.

Bancos y Telefónica marcaron la evolución del selectivo Ibex 35 que llegó a perder más del 2% en algunos momentos de la sesión. Los descensos fueron muy significativos en el BBVA que llegó a perder más del 4%, después de que la firma JP Morgan rebajase su recomendación a infraponderar. Finalmente, esta entidad registró un descenso del 1,33%.

El SCH, por su parte, ganó el 0,43% después de una sesión con signo negativo. Bankinter, que anunció el cobro de servicios a sus clientes por Internet, registró un alza del 1,13%. En el caso de Telefónica cerró con una pérdida del 1,92%, justo el día en que empezaban a cotizar acciones de su última ampliación de capital gratuita. Las mayores ganancias correspondieron a Sogecable, Zeltia y Endesa. Gas Natural cayó el 0,17% e Iberdrola repitió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003