Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | Las consecuencias de la impugnación

El PP se quedará solo en una localidad de Guipúzcoa si prospera la impugnación

"¡Que horror! Me alegro de no estar en semejante papeleta". María José respiró ayer aliviada. Su nombre se había caído a última hora como primera suplente de la lista del PP para el Ayuntamiento de Arama. En ese pueblo guipuzcoano de 163 habitantes el PP concurrirá en solitario a las elecciones del 25 de mayo si prospera la impugnación de la Fiscalía General del Estado contra la candidatura Aramako Herri Batzarra (Junta Popular de Arama). El ministerio fiscal acusa a dos de sus miembros, entre ellos la alcaldesa, María José Olazabal Aldasoro, de estar "directamente vinculados a los partidos ilegalizados".

Arama es un pueblo situado a 40 kilómetros de San Sebastián, en el corazón del Goierri. En 15 pequeños municipios de esta zona del interior de Guipúzcoa, de fuerte implantación nacionalista, el PP competía contra sólo una candidatura independiente. La fiscalía ha encontrado indicios de relación con Batasuna en la de Arama.

A pesar de que la fiscalía acusa a la alcaldesa, que en 1999 ya se presentó en una candidatura independiente, de tener relación con Batasuna, el PNV ha sido la fuerza más votada en Arama en otras elecciones como las autonómicas o las europeas. Si la impugnación triunfa se abren dos hipótesis. La primera es que si el PP obtiene un solo voto (la ley establece que "no serán tenidas en cuenta aquellas candidaturas que no obtengan, por lo menos, el 5% de los votos válidos emitidos en la circunscripción"), los cinco miembros de la candidatura coparán las concejalías. En caso de que no vote nadie, la Diputación Foral puede nombrar una gestora que gobierne el pueblo con representantes de todos los partidos. En las últimas elecciones autonómicas, el PP obtuvo cinco votos en Arama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2003